Último momento
recent

200 ediciones para celebrar

Pequeñas metas, pero grandes logros para una publicación muy familiar.

¿Les gustará? ¿sumaremos lectores? ¿convenceremos a los anunciantes? ¿podremos mantener una independencia de pensamiento ante los poderes políticos y económicos? ¿claudicaremos ante las dificultades?
Con un manojo semejante de preguntas, arrancábamos en 2009 la edición número uno de semanario Primer Día. Fue la primera y única edición que salió en un papel tipo oficio, bien blanca, con titulares grandes y muy espaciado en su distribución, teniendo como punto de referencia la edición internacional del diario El País de España y habiendo investigado cuáles eran las tipografías que más se utilizaban en el mercado editorial mundial.
Y aquel 5 de abril teníamos que cronicar la muerte del expresidente Raúl Alfonsín, contábamos sobre el reciente lanzamiento de la línea de productos DUC de la fábrica José Guma S.A, y también un extenso reportaje con la fiscal Graciela López de Filoñuk y el abogado Claudio Orosz, a propósito de los juicios en Córdoba por delitos de lesa humanidad perpetrados por los dictadores.
De modo que la política, la producción y los esfuerzos locales, y los derechos humanos formaban parte de una agenda de temas que se iba a extender con los años a las cuestiones ambientales, a la accesibilidad y la inclusión social, la discapacidad, la violencia de género, y la descripción de algunos personajes locales y foráneos.
Y a mitad de camino, alguien nos decía que era un semanario “demasiado verde” en relación a que velaba por los derechos ambientales y ocupaba espacio en sus páginas para señalar aciertos y errores en las gestiones locales en esos temas.
Y se fue sumando la defensa del patrimonio arquitectónico, histórico y urbanístico, y el acompañamiento incondicional a todos los centros educativos que nos pidieron colaboración, y apoyando la labor de quienes trabajan por los demás desinteresadamente, poniendo el corazón en cada nota, en cada retrato, en cada descripción de las situaciones difíciles que a veces les toca atravesar a nuestras instituciones y ONG’s locales.
El orgullo, más que por haber llegado a las 200 ediciones, es haber afianzado los vínculos con tantos amigos y haber descubierto e incorporado a otros nuevos durante este proceso.
¿Fuimos independientes? La respuesta del corazón es que fuimos tanto cuanto pudimos. A veces nos condicionó la economía y quienes la manejan, pero hicimos un esfuerzo sobrehumano para que nada condicione nuestra capacidad de pensar y de decir lo que considerábamos que había que decir.
Gracias a todos los lectores que en forma anónima pelaron los estantes de cada lugar en que regalamos el ejemplar de cada domingo. A aquellos que esperaban el ejemplar debajo de la puerta para comenzar el domingo con unos mates y buena lectura. Y gracias a todas las instituciones, dirigentes y autoridades que confiaron en nosotros como informadores.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.