Último momento
recent

Los 30 años de la democracia, según la mirada regional

Sinsacate, Colonia Caroya, y Jesús María, en ese orden, realizaron actos conmemorativos por los 30 años que se cumplieron de la elección que comenzaba a dar fin a la sangrienta dictadura militar. Hubo homenajes y reconocimientos.

Ninguno de los intendentes de nuestra región tenían edad para votar en 1983. La mayoría de ellos tampoco había comenzado a militar en la juventud radical. Sin embargo, ninguno de los tres dejó pasar la oportunidad de dejar una referencia sobre los 30 años de la reapertura de la democracia que tenía lugar con la elección que terminaría ganando el radical Raúl Alfonsín, el 30 de octubre de 1983.
Así, Carlos Ciprián, Luis Grión, y Gabriel Frizza organizaron en sus municipios actos  para que la fecha no pase inadvertida.
Ciprián prefirió el acto con las escuelas y autoridades invitadas en la plaza central de Sinsacate. Allí, dirigió unas palabras antes de la suelta de globos con mensajes alusivos de los niños y adolescentes sinsacatenses.
“Tenía yo 14 años -comenzó diciendo Ciprián- cuando se anunciaba que se iba a reconstitucionalizar el país y poco sabíamos de esto, pero a medida que nos íbamos informando cada vez nos entusiasmábamos más, nos llenamos de esperanzas, de sueños y de ilusiones”.
“Veníamos -añadió el intendente- de dos acontecimientos muy dolorosos para nuestra patria: el terrorismo de estado y la perdida de la guerra de Malvinas. Había que volver a empezar y lo hicimos. Hoy se cumplen treinta años de aquella elección histórica en la que se democratizaron todas las instituciones del país y desde entonces nunca se interrumpió y mucho se hizo en aquel primer gobierno del ‘83 para que no vuelvan las interrupciones militares, todo lo que pasó fue al amparo de la constitución, nuestra ley suprema. La historia y el tiempo juzgaran estos treinta años vividos, no he de hacer yo aquí un análisis histórico, pero si rescatar la importancia de vivir 30 años en democracia, con justicia, con libertad y con todos los valores que ella lleva implícitos. Es la democracia, con todos sus defectos la mejor forma de gobierno, porque gobierna el pueblo y por eso hemos de cuidarla y este compromiso supone un esfuerzo de todos”.
Yanina Ferreyra, alumna de sexto grado de la escuela Pringles, también hizo su aporte a la fecha: “Consideramos que la democracia no es solo ir a votar. Ése es un aspecto muy importante porque es un derecho fundamental, pero algunos adultos que pueden hacerlo no lo hacen y, a veces, votan en blanco. Queremos decirles que no hay que perder la oportunidad de hacer oír nuestra voz cada vez que tenemos esa posibilidad. Pero la democracia es también el derecho a la educación para todos accediendo al conocimiento y la cultura a través de sus diferentes expresiones más allá del lugar en que te encuentres o de la condición social que seas”. Y añadió la niña: “Es la posibilidad de participar como ciudadanos organizados para hacer conocer lo que no nos gusta o llevar una propuesta de lo que pretendemos a los que nos dirigen. Es encontranos con nuestras diferencias, sin agravios ni descalificaciones, sin miedo a opinar diferente. Es Justicia e independencia de poderes porque la democracia también tiene reglas y límites”.

En Caroya, más simple
Cerca del mediodía del miércoles pasado, la plaza Nicolás Avellaneda fue el epicentro de la conmemoración caroyense por los 30 años democráticos que contó con la compañía de dos ex intendentes: Rodolfo Visintín y Héctor Nanini, además de ex concejales, e integrantes de la Juventud Radical que soltaron globos rojos, además de los celeste y blanco que soltaron las autoridades.
Consultado por la fecha, Grión resaltó: “Me acuerdo que en ese año estábamos internos en el Seminario Menor y estábamos en segundo o tercer año, pero lo vivíamos con euforia. Los profesores nos hacían analizar las propuestas de campaña dentro de un clima impresionante, a pesar de que éramos chicos y de que no votábamos. Probablemente, la euforia de nuestros padres y la necesidad que tenían de vivir en democracia nos contagió y para mí, a pesar de que pasaron 30 años, me parece que lo estuviera viviendo hoy”.
Grión reconoció que el carisma de Raúl Alfonsín lo animó, poco tiempo después, a involucrarse en política. Grión estuvo en Buenos Aires durante 2009 cuando falleció Alfonsín y pudo percibir la tristeza generalizada de la comunidad.
El intendente caroyense también hizo un balance entre el debe y el haber de la democracia en Argentina: “Nos dejó esta libertad, esta posibilidad de que cada uno pueda expresarse, esta explosión de medios de comunicación que puede dar su análisis, esta libertad de prensa que ha sido lo más importante. Lo que le resta dar es crer una verdadera república. Nos falta tener políticas de Estado, ser un país creíble y predecible, cosa que todavía no hemos conseguido. Éste es el gran desafío que nos queda para los próximos años”.

Jesús María, homenaje a los primeros
La celebración en Jesús María fue para imponerle el nombre de Raúl Alfonsín a la plazoleta que se encuentra en la intersección de avenida 28 de julio y Juan B Justo. Y para entregar recordatorios, un libro, y la copia de un acta a quienes fueron concejales y tribunos de cuenta desde el 10 de diciembre de 1983. Durante la ceremonia estuvieron presentes los exconcejales Alberto Alejandro Piazzano, Ángel Nicolás Puddu, y Ricardo Córdoba por la Unión Cívica Radical y Olden Martín Riberi por el Partido Justicialista. También estuvieron los extribunos de cuenta Jorge Colombo y Hugo Ramón Peralta (UCR) y Fernando González (PJ).
El intendente Gabriel Frizza  abrió la ronda de palabras que coronaría el acto: “Cuánto nos queda por hacer, ¿no? Cuánta tarea pendiente que tenemos. Lamentablemente no podemos afirmar, 30 años después, de que todos con la democracia comen, ni se curen, ni se eduquen.  Es una tarea durísima de quienes gobernamos pero también de cada uno de ustedes, los ciudadanos, en ayudarnos y en marcarnos los caminos, en el apoyo y en la crítica”.
“Necesitamos -añadió Frizza- los argentinos sentarnos a dialogar. Estamos viendo una argentina cada vez más enfrentada donde parece que tiene razón el que más grita, o donde parece que para ser mejor que otro tenemos que desprestigiarlo, atacarlo. Necesitamos urgentemente los argentinos reconciliarnos en las diferencias, pero usando el diálogo como herramienta. Argentina nos vive dando oportunidades de ser cada día mejores y los dirigentes vivimos dilapidando esas oportunidades”.
Ricardo Córdoba, ex concejal, tomó la palabra y evocó la figura de Alfonsín: “Quiero resaltar el homenaje que se hace al imponer el nombre del expresidente Alfonsín a esta plaza, quien con toda su impronta pudo consolidar el sistema democrático y entregar el poder a un presidente de otro partido político, hecho muy importante porque la alternancia en el poder es importante. Quiero rescatarlo porque en estos momentos de gran corrupción, Raúl Alfonsín demostró ser un hombre capaz y, sobre todo, honesto que es lo que hace falta en Argentina donde hay una crisis de honestidad”.
Nicolás Puddu, también se agenció unas palabras en el acto rescatando al Papa Francisco como un nuevo político y recordando a Alfonsín y su “coraje cívico” y pidió que quienes son abuelos se comprometan más.
“Hace falta que el hombre común tenga coraje cívico. Los que son abuelos como yo, díganle a los nietos que se metan en política, que no tengan miedo, que participen, porque ése es el futuro, si nuestros nietos se comprometen con la democracia vamos a estar mejor dentro de poco”.
Olden Riberi, un lúcido referente que el PJ local no ha sabido aprovechar suficiente, también dejó su aporte y sus disidencias como exconcejal: “El coraje cívico no fue solamente de quienes nos gobernaron sino que fue nuestro. Me acuerdo que producida la apertura y hechas las internas necesarias de cada partido, salimos a hacer campaña. Y me acuerdo que tanto radicales como peronistas íbamos a las casas donde éramos recibidos con mucho temor y hacíamos actos en las esquinas, debajo de las luces, y apenas se abrían las ventanas y las puertas para ver quiénes eran estos locos que se atrevían porque nadie creía o tenía miedo de expresarse hasta que el pueblo resolvió despertar de ese mal sueño que tuvo y participar de las jornadas cívicas”.
“Pero -añadió Riberi- realmente quienes tuvimos que hacernos cargo, tuvimos que aprender el ABC de la política. Fue como ¿y ahora qué hacemos con esto que tenemos y que nos ligamos de alguna manera sin querer? porque hacía muchos años que no había poder legislativo, no funcionaba, y no sabíamos qué hacer. Tuvimos que ponernos a leer en los Digestos municipales y volvernos a dar nuestros propios conceptos. Creo que fueron cuatro años excelentes entre nosotros. Todavía somos amigos y colaboramos en la gobernabilidad de todas las Municipalidades, a quienes les tocó ser mayoría y quienes fueron minoría. Fue una verdadera convivencia”.
El dato: la agrupación política La Jauretche participó con 18 militantes del acto.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.