En foco
Pin It

Widgets

El biólogo Gabriel Rupil señaló que faltan trabajos en la cuenca del río

Tal vez te interese

INFORME ESPECIAL

Había sido invitado por este semanario a opinar sobre la situación del río mucho antes de que ocurriese la crecida cuyo saldo destructivo todavía se está evaluando.

Gabriel Rupil es biólogo y es de Jesús María aunque hace unos meses está trabajando en el vecino Brasil. No obstante, los recientes sucesos sobre el río Jesús María fueron motivo de un intercambio por vía privada en la red social facebook.
La opinión de Rupil está lejos de ser categórica, pero aporta una mirada que ayuda a pensar en la resolución del problema en forma más global. De hecho, el año pasado tuvo la oportunidad de advertirles a las autoridades municipales sobre algunos riesgos que consideraba que se estaban corriendo, en una reunión que tuvo lugar en la Municipalidad y de la que participaron muchos vecinos.
En esa oportunidad, Rupil les señaló a las autoridades que notaba mucha erosión en el lecho del río y que no se estaban haciendo las obras de contingencia para contrarrestar esa erosión. Además, le advirtió que había que invertir más en vegetación que en cemento sobre las márgenes del río.
Rupil considera que lo que estamos viendo respecto del descenso brusco del cauce del río es el resultado visual de la erosión y del arrastre de sedimentos. En términos biológicos y geológicos significan que la tasa de arrastre es mayor que la tasa de deposición de sedimentos.
Respecto de las causas de ese desequilibrio, el biólogo jesusmariense aportó: “las márgenes de un río con un régimen de transición y un régimen pluvial como los del río Jesús María son muy plásticas, es decir, que el arrastre y la deposición de sedimentos son normales. Ahora bien, cualquier tipo de modificación que se hagan en las margenes del río puede modificar el balance natural de esas dos tasas”.
Y añadió: “El curso original del río fue modificado hace ya muchos años y, lamentablemente, ese tipo de obras de encauzamiento fueron necesarias. Lo único que podía contrarrestar ese desequilibrio son planes de contingencia, por ejemplo, reforestación con especies nativas, ya que la cubierta vegetal de las márgenes de ese tipo de ríos hace las veces de un amortiguador para ese tipo de crecientes (como las de la semana pasada), pero el problema de la erosión no es del río solamente”.
El biólogo se refiere a que toda la cuenca es la que contribuye a esa erosión y cuyos efectos ahora son tan visibles porque hubo cambios de uso de suelo en parte de la cuenca, incendios, tala indiscriminada, extracción abusiva de áridos. En definitiva, un combo peligrosísimo.
“Quiere decir que intentar culpar a un intendente (por lo que pasó) es una simplificación. Los responsables son muchos”, concluyó Rupil.
No alcanza con que sólo Jesús María haga obras de remediación sino que tendrían que sumarse, por ejemplo, Santa Catalina, La Paz, Asochinga, La Granja, y las partes altas de la cuenca en la zona de la división con el tramo de Punilla, además de las partes bajas de la cuenca donde se acumula arena.

Las peores lluvias
Según el archivo estadístico de un grupo de productores de Colonia Vicente Agüero, la lluvia del otro día califica entre las peores de los últimos 80 años con 165 milímetros en 12 horas.
Otras lluvias históricas fueron:  140 mm (19/12/1945), 135 mm (27/11/1958), 138 mm (25/11/ 1968),  142 mm (06/01/1971), 162 mm (17/03/1975), 158 mm (21/ 10/1977), 133 mm (16/11/1980), 128 mm (09/02/1981), 130 mm (14/01/1985), 142 mm (21/03/ 1996), 136 mm ( 28/11/2000), 120 mm (31/10/2010).


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com