Último momento
recent

La familia Panico logró juntar el dinero para evitar el remate de su vivienda

Hicieron de todo. Golpearon puertas, organizaron festivales, bonos solidarios, rifa para una moto, gestiones ante organismos locales y provinciales. Al final, de la mano de la generosidad de la gente, pudieron juntar el dinero que necesitaban.

A principios de mayo, Liliana Páez y José Panico salieron a contar públicamente su historia: como no pudieron pagar un crédito bancario su vivienda iba a remate. Y en el medio, una colección de calamidades, entre ellas, desempleo, hijos enfermos, una hija con síndrome de down, y la virtual imposibilidad de juntar los 170 mil pesos que necesitaban para frenar el remate.
Y el jueves pasado llegó el momento de ponerle fin a la angustia como la propia Liliana Paéz se animó a compartir a través de las redes sociales: “Hoy es un dia muy especial,un dia muy feliz despues de mucho tiempo de amarguras de miedos e incertidumbre en un camino que se hizo realmente duro, ya pasaron muchos meses desde aquel mes de marzo en donde nos enterabamos que teniamos fijada una fecha de remate concreta y que solo podriamos pararla con el pago de $ 180.000 un imposible para nosotros”.
Liliana recordó que la historia comenzó a darse vuelta cuando el abogado que los defendía en el reclamo de la deuda, Rodny Álvarez Anderson,  decidió hacer público el caso de ellos e incluso donar parte de sus honorarios profesionales.
“De repente estábamos en todos los medios de prensa locales y provinciales exponiendo nuestro problema escuchando muchas opiniones, la mayoria buenas”, recordó Liliana.
Después, vendría el festival solidario que encabezó Matías Lóndero de la banda 3 de Copas, una ayuda que les otorgaría el Ministerio de Desarrollo Social, las colectas durante las estaciones musicales que organizó el municipio de Jesús María, hasta que se decidió realizar una rifa cuyo primer premio sería una motocicleta.
Allí, volvió a ocurrir un milagro porque más de 100 personas se pusieron a disposición para vender los números. Cuando se hizo el sorteo, el ganador de la moto, Javier Bonini, decidió donarles la motocicleta para que la vendan y alcancen, así, el dinero que les restaba juntar para poder frenar el remate.
“Nos sentimos inmensamente felices y eternamente agradecidos con todos ustedes, nuestras familias que se bancaron todo, con los amigos, con los conocidos con todas aquellas personas que realizaron su aporte para que hoy esta inmensa locura sea una realidad.Gracias a Dios que aprendimos que el dicho era real ’aprieta pero no ahorca’”, describió emocionada Liliana antes de concluir: “ A veces las cosas parecen imposibles, pero no tenemos que dejar de luchar. Debemos ser perseverantes. Que más puedo decir: ¡Lo Logramos!”.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.