Último momento
recent

El Jesús María Rock aprobó la primera

Los músicos que tomaron parte de la primera edición se fueron satisfechos y el público también. No hubo disturbios y la gente pudo disfrutar de una propuesta inédita para la región.

Finalmente, el Jesús María Rock pasó por la región y dejó una serie de sensaciones agradables, más allá de que no satisfizo la expectativa de los organizadores respecto de la cantidad de tickets que necesitaban vender para salir “hechos”.
Pero si la evaluación solamente hay que realizarla en términos de ingreso-egreso, tampoco habría que hacer los eventos gratuitos del festival de las cuatro estaciones porque implican muchos gastos y nada de ingresos. Es hora de salirse de la lógica de que el Estado municipal con los dineros públicos solamente tiene que hacer obra pública porque sino estaríamos condenados al aburrimiento y a que todo sea cemento y hierro.
De cualquier forma, volvió a cumplirse la lógica de que el rock -por ahora- no tiene suficiente banca en nuestra región y, pese a que fue muy bien publicitado, no logró convocar a demasiado público foráneo.
El clima no fue de gran ayuda tampoco ya que el sábado y gran parte del domingo densos nubarrones amenazaron con aguar la fiesta todo el tiempo.
Y, paralelamente, José Palazzo organizó un recital de La Renga el sábado por la noche, pero en Cosquín y volvió a disparar la disputa entre ambas plazas festivaleras.
Más allá de los detalles, puede pensarse el Jesús María Rock en términos de inversión-beneficio o de gasto-recupero. Este semanario prefiere enrolarse en la primera opción ya que se generó un evento para un público que fue mayoritariamente sub 25 y que tuvo chances de ver a 10 de las mejores bandas de Córdoba y a seis de las denominadas “medianas” de nivel nacional. Por un precio realmente accesible en comparación con cualquiera de los espectáculos del tipo en la ciudad de Córdoba. Darles opciones a adolescentes y jóvenes de nuestra región que se queja, precisamente, de la falta de opciones, ya tiene un plus que vale la pena pronunciar.

Rock, rock, me vas a matar
Yendo al espectáculo propiamente dicho, la puesta en escena fue impecable: buen sonido, pantallas gigantes led, iluminación y decorado acordes a un gran evento. Y unas bandas bien predispuestas a la fiesta.
Fue el caso de Kapanga, por ejemplo, que agradeció la fidelidad del público y encendió la mecha del primer estallido festivo a puro cuarte-rock. Y más allá de la incorrección política de su líder, Fernando Ruiz Díaz, y su arenga en contra del folklore y la jineteada, lo de Catupecu Machu fue demoledor en el escenario.
Si hubiese que mencionaro los preferidos de los pibes, seguramente La Vela Puerca y Las Pastillas del Abuelo encabezarían el listado, pero Las Pelotas y Etelares demostraron que tienen pulso recitaleros y son capaces de generar una marea de gente a fuerza de algunos grandes éxitos muy rodados en las principales radios.
Tenía razón Gastón Montenegro, de Afro Producciones, coorganizador junto a la Municipalidad, que se estaba gestando un gran encuentro. Ojalá que en 2014 se animen a programar la segunda edición y que hagan crecer la propuesta.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.