En foco
Pin It

Widgets

Viaja hacia Taiwan el cuarto envío de jugo de uva que exporta bodega La Caroyense

Tal vez te interese

La cuarta operación que se concreta con el país asiático viaja en barco, después de superar innumerables trabas burocráticas con organismos nacionales.

En cuatro oportunidades, bodega La Caroyense envió jugo de uva natural hacia Taiwán por un total de casi 40 mil litros ya que en las dos primeras oportunidades el envío fue de 6615 litros y se duplicó en los siguientes dos envíos a 13230 litros. Como el jugo partió en botellas de 750 cm3, la cantidad de unidades comercializadas va a superar holgadamente las 50 mil.
La operación la realiza La Caroyense con un operador mayorista taiwanés que, a su vez, lo distribuye en clientes minoristas, especialmente, restaurantes. Aunque no saben a qué precio se comercializa allá, sí saben  que se considera un producto de alta gama.
“Nuestro jugo de uva está dirigido a las personas de mayor poder adquisitivo y que lo utilizan como parte de su dieta alimentaria porque son budistas y vegetarianos y consideran valioso el aporte energético que les brinda el azúcar natural de la uva”, explicó Santiago Lauret, enólogo de la bodega.
Lauret señaló que han intercambiado información con los compradores, aunque sin intervenir directamente en el negocio que ellos realizan, cuestión que les permitió entender por qué pedían envase de vidrio.
“Sabemos que va a los restaurantes y que muchas familias lo utilizan para consumo diario. Hemos tenido pedidos de otros países por gestiones que nos hizo el año pasado el Pro Córdoba de Malasia y Singapur, pero no lo podemos atender por falta de materia prima”, añadió el enólogo.
Este año, la bodega lanzó una nueva presentación del jugo en envases de 500 cm3 y con un cierre mucho más seguro que el tapón de corcho, a través de la tapa corona y que asegura mayor tiempo de duración del jugo.
Las potencialidades de ese mercado son enormes para Colonia Caroya porque la variedad utilizada, la Isabella, se cuenta entre las mejores para la elaboración de jugo de uva y Caroya tiene derechos adquiridos para la implantación de esa variedad en nuestra provincia.
En el mediano plazo, la implantación de solamente 10 hectáreas ayudaría a incrementar la presencia en nuevos mercados de uva con rentabilidades muy superiores, incluso, a la de la elaboración de vinos. A partir de ese número y de un plan estratégico de diez años ir implantando a razón de diez o doce hectáreas por año generarían un impulso económico sin precedentes porque el producto es requerido pero no hay cómo satisfacer esa demanda.
Uno de los problemas a resolver, paralelamente, sería un mayor control sobre la aplicación de productos químicos porque la Isabella es una variedad muy sensible a la deriva que generan los agroquímicos que se aplican en nuestra región, especialmente, los herbicidas hormonales.


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Alojamiento en Jesús María

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com