En foco
Pin It

Widgets

Una oportunidad laboral para 6 alumnos del Complejo para la Discapacidad

Tal vez te interese

Realizarán estampado de imágenes en tela y cerámica. El taller funciona en Alberdi 560.

El COPADI (Complejo para la Discapacidad) inauguró el pasado lunes un microemprendimiento que, en una primera etapa, dará empleo a seis jóvenes mayores de 18 años ya seleccionados entre quienes asisten a la institución.
En un local habilitado en la sede al Subsecretaría de Desarrollo Humano (Alberdi 560), los chicos realizarán trabajos de estampado de imágenes y figuras en tela y cerámica (tazas). A tal efecto, ya se instaló el equipamiento necesario: PC, scanner, impresoras.
El acto contó con la participación del intendente Gabriel Frizza y buena parte de su gabinete, y también de la totalidad de alumnos del Copadi, que se mostraron muy felices por esta nueva posibilidad de integración.
“La igualdad de oportunidades es un pilar de nuestra gestión, para que todos puedan desarrollarse y alcanzar sus objetivos de vida. Por eso apostamos por darles a los chicos del Copadi estas herramientas que les ayudarán a insertarse en el mundo laboral”, resumió Frizza.
A su turno, la titular de Desarrollo Humano, Yanina Aguirre, destacó que los motivos a utilizar para el estampado serán las creaciones que los propios chicos del Copadi realizan en sus talleres de plástica. En definitiva, el taller permitirá darle un sustento técnico y plasmar en otro soporte, previa digitalización,  las obras plásticas concebidas por los alumnos.
Los seis jóvenes seleccionados trabajarán en el micro emprendimiento los martes y jueves de 9 a 12, aunque también está previsto que salgan a la calle a ofrecer sus productos.
No se descarta que, según cómo evolucione el micro emprendimiento, a mediano plazo se puedan agregar otros participantes hasta completar un cupo máximo de 10 personas.

Entusiasmo moderado
Con un ánimo más realista que agorero, el artista plástico Luis Enríquez puso paños fríos dentro del marco de la efusividad de la inauguración. Enríquez es consciente de las diferencias notables que hay entre un taller recreativo y las instancias del mundo laboral. Y sabe que los que tienen que hacer esa transferencia son personas con diversos grados de discapacidad.
“Discursivamente estamos bien afilados con el tema de la accesibilidad y la socialización. En espacios como estos, más porque trabajamos en discapacidad, estamos buscando nuevas formas para que esa accesibilidad sea real porque se nos complica a la hora de la práctica”, señaló el artista.
En el COPADI, el primer descubrimiento fue que las pinturas de los alumnos tenían una fuerza estética y expresiva. La segunda sorpresa partió del reconocimiento de otros artistas plásticos que reconocían esa “fuerza” sin saber quiénes eran sus autores. Eso, dio lugar a la venta de las obras en remates y a montar una organización de padres que colaborara con la continuidad de los talleres recreativos y con su independencia.
“Cualquier artista busca que su pintura hable sola. Cuando se logra eso, el artista se está consagrando porque no tiene que explicar qué quiso decir. Y eso empezó a suceder con las producciones de los alumnos del COPADI”, añadió Enríquez.
“Lo del emprendimiento laboral no fue el sueño primario. La pretensión tiene que ver con ir un poco más allá de hacer arte. Que alguien pueda llevar orgulloso un diseño en una remera sin importar quién lo hizo. Eso puede llegar a generar otra postura en quién diseñó eso. Es posicionarse distinto”, concluyó


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com