Último momento
recent

La discusión de la Ley de Bosques y su reglamentación trajo a medio gabinete provincial a Jesús María

El arco noroeste de Córdoba -nucleado en las sociedades rurales de Jesús María, Cruz del Eje, Deán Funes y Villa Dolores- y representado por unos 80 productores elevó su queja al gobierno.

En Córdoba, la ley 9814/2010 es la que define y enmarca la situación de los bosques nativos en el territorio provincial, con los añadidos de los decretos reglamentarios 170/2011 y 1131/2013 que son los que vienen generando mayor polémica entre los productores del arco nor y noroeste.
En la reunión, hubo consenso en que no está clara la definición de “bosque nativo” y que en el concepto también se incluyen a los fachinales, peladales, y renovales, sobre los que la ley prohíbe cualquier tipo de intervención porque fueron marcados como zona roja, pero los productores aseguran que allí podrían autorizarse algunas prácticas agrícolas y ganaderas,  a través de sistemas silvopastoriles, por ejemplo.
También hubo consenso en que la última reglamentación burocratizó muchos trámites y expedientes en la Secretaría de Ambiente que fue la repartición sobre la que se formularon los mayores reclamos.
Las exposiciones fueron presenciadas atentamente por los ministros de Agricultura, Ganadería y Alimentos, Néstor Scalerandi; y de Agua, Ambiente y Energía, Manuel Calvo. A su vez, estuvieron presentes el secretario de Agricultura, Juan Cruz Molina, y el secretario de Ambiente, Federico Bocco.
De hecho, el ministro Calvo fue el encargado de la devolución a los presentes dejando claro que “escuchan”, pero no se sienten condicionados por ese escuchar.
“Quiero que sepan que cuando nosotros asumimos nos planteamos como objetivo asumir con una ley de ordenamiento territorial aprobada, acreditar esa ley ante los organismos nacionales para lograr los fondos y que sean acreditados a los productores. Ese objetivo es objetivo de gestión y no es en contra de nadie sino a favor de la producción y del ambiente”, comenzó diciendo Calvo.
“Ustedes saben -añadió el ministro - también que en este tiempo hemos avanzado en distintas solicitudes que han realizado respecto de aprovechamientos sustentables y lo vamos a seguir haciendo porque tenemos facultades dentro de la ley que tenemos en nuestra provincia. Siempre en el cuidado y la protección del ambiente y avanzando en el respeto de la ley y el cuidado de nuestros bosques nativos”.
Calvo mencionó, precisamente, que esos aspectos sobre los que se reservó facultades el gobierno de Córdoba (por ejemplo, la figura de aprovechamientos sustentable) son los que tienen trabados los fondos que la Nación gira a las provincias que tienen su legislación en consonancia con la ley conocida como Bonasso, la 26331.

Dos bibliotecas sobre el tema
Otro tema que quedó claro en la reunión es que los especialistas tienen miradas diferentes sobre la posibilidad de desmontar parte del escaso bosque nativo que queda en el norte y noroeste provincial.
León Murúa, por ejemplo, desde el INTA Jesús María planteó: “Esa forma de desmontar –con selectivo- no conserva el ambiente porque no crea continuidad en la vegetación, no deja el ambiente propicio para los pajonales y deja el terreno propicio para el fuego del que recién nos lamentamos”.
El norte de Córdoba no es una unidad homogénea ni de suelo ni de clima ni de vegetación. La parte climática define también la aptitud de una región, temperatura y sobre todo lluvias que son las que marcan que el ambiente sea más o menos potencial. Una cosa es Ascochinga, otra es Villa de María de Río Seco, y otra Quilino, señaló el profesional tras mostrar unos cuadros con datos.
Aunque sin contradecir a Murúa, la opinión del ingeniero y ex docente universitario Eliseo Arrarás fue diferente: “Una cosa son los bosques nativos y otra cosa son los fachinales y peladerales y el control selectivo de renovales y la implantación de pasturas. No podemos seguir trabajando dentro de una ley cuando no existen bosques nativos porque son fachinales. Quiero expresar que el aprovechamiento sustentable se refiere a ganadería, a cabritos, a leña, a carbón, a ladrillo, a un sinnúmero de actividades. Quiero significar que también riego significa alfalfa, olivares. Riego y ganadería también es ambiente”.

Productores enojados
En la asamblea del pasado martes quedó claro que los productores saben que tienen mala prensa y que son vistos por muchos como aquellos que acabaron con los bosques. No obstante, defendieron su derecho a producir sin tantas trabas-
Marcelo Angeli, productor de Cruz del Eje, fue uno de los que mayor enojo mostró: “No nos hace falta que nos ayuden con comida, que nos dejen trabajar que nosotros podemos sembrar y planificar reservas, que pese a la sequía nos podemos manejar, pero en la forma en que las cosas están dadas no podemos hacer absolutamente nada”.
O como planteó Pedro Guerrero, también de Cruz del Eje: “Uno se pregunta qué es lo que quiere el gobierno. Si quiere producción o quiere pobreza. Si quiere que volvamos al taparrabo o que crezcamos”. El segundo round de este intercambio se fijó para el 7 de octubre de nuevo en Jesús María.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.