En foco
Pin It

Widgets

Superar la abulia y elegir con conciencia

Tal vez te interese

En la campaña por las PASO, los candidatos han hecho todo lo posible por no seducirnos y, no obstante, hay que votar bien.

Las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias son nuevitas en nuestro sistema electoral y, por ese motivo, pareciera que los partidos políticos no tomaron debida cuenta sobre su significado dentro de la vida política del país. Y mucho menos los candidatos, decididos a esconder todo lo que piensan hacer si llegan al congreso.
En un reciente y lúcido análisis, el consultor en comunicación política Gustavo Córdoba sintetizó el cometido de los spots de campaña electoral: “Tienen tres funciones: proporcionar información, movilizar al electorado estimulando su interés en los comicios y persuadir al electorado mostrando a determinado partido y/o candidato como el más apropiado para conducir el país, la provincia, el municipio, el Congreso, etc. Como el voto es una necesidad simbólica, las elecciones las ganan aquellos que construyen una razón o razones más solidas, aunque hay que decir que, en rigor de verdad, se visualiza poca profesionalidad comunicacional en los políticos.
Mario Riorda, otro consultor político cordobés, añadió que se comete de modo habitual el denominado “error de percepción de objetivos” que se da cuando no se sabe a qué segmento electoral comunicar, y se apunta hacia cualquier lado, sin importar el tono, la intensidad ni los contenidos.
A decir por los spots radiales y televisivos -con los que colmaron la escasa paciencia del público- casi ninguno en Córdoba quería realmente que lo votaran.
Algunos candidatos se dedicaron a demostrar que son la opción diferente dentro de sus propios partidos, una cuestión que al electorado común poco le importa. En lugar de dirigirse al total del padrón, parecían hablarle a sus camaradas de partido, restándose oportunidades de captar otros votos.
Otros eligieron fustigar a sus históricos adversarios políticos enrostrándoles que no cumplen sus promesas, que mienten, y que son iguales a otros a los que pretenden vencer.
Un tercer sector se presentó como la opción moral y ética en estas elecciones, como si el buen desempeño en el legislativo dependiera que llevemos allí hombre probos, antes que personas con compromiso por controlar, proponer, y modificar lo que ya no tiene vigencia.
Casi no hubo mendigos en estas elecciones. Nadie salió a suplicar que los voten. Y hubo hasta un segmento bizarro en que las propuestas parecían salidas de una novela policial y en nombre de una patria y un grupo de patriotas dispuestos a hacer no sabemos qué cosa con ese concepto.
Otra palabra que se eligió mucho entre los aspirantes a diputados fue el diálogo, como si un acuerdo entre una provincia y el Estado Nacional dependiera de que un par de diputados o incluso todos los diputados por Córdoba intercedieran entre gobernadores y presidencia.
Sigue siendo preocupante que nadie sepa exactamente para qué sirve u diputado ni que condiciones debería ostentar para hacerse digno del cargo de representar a todos los ciudadanos.
“Los candidatos en carrera, en lugar de hablarle a los electores sobre los temas que ocupan la agenda de la gente, se hablan a sí mismos, dilapidando la ocasión de sumar y potenciar su caudal electoral”, concluyó Córdoba en el análisis que mencionábamos al principio.
Más allá de eso y de que los spots comenzaron a enderezarse sobre el tramo final de esta campaña, lo cierto es que las PASO siguen representando la posibilidad de elegir y esa elección atenderá a las convicciones de cada sector.
En tal sentido, quienes consideran que el proyecto nacional tiene que seguir profundizándose tendrán su opción como también lo tendrán quienes consideren que al proyecto nacional hay que ponerles límites.
En cualquier caso, estaremos sentando en una banca a un representante de los intereses de nuestra provincia que, vale aclarar, son diferentes de los intereses del partido político que ocasionalmente la gobierna.
En ese sentido, huelga decir que nuestros futuros representantes no tendrán que resignar la discusión sobre los recursos coparticipables, y tendrán que ser rigurosos en el control del presupuesto.
De esa lucha dependerán, luego, las posibilidades de que Córdoba pueda asignarle recursos a temas impostergables como la construcción de viviendas, de nuevos hospitales y escuelas, sin señalar los caminos que se necesitan para hacer circular la producción.
De modo que no es un tema menor quién sea. En cualquier caso, no importará a qué partido político pertenece un diputado por Córdoba sino que sea un digno representante, capaz de proponer las leyes que faltan y de hacernos recuperar la imagen que de la política y de los políticos, en general, tenemos.


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Anuario 2016

Alojamiento en Jesús María

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com