En foco
Pin It

Widgets

Jóvenes de cuarto año de la EFA dan cátedra de compromiso social

Tal vez te interese

Organizaron una colecta de ropa, juguetes y alimentos para niñas y niños de primarios rurales. Y festejaron el Día del Niño junto a los pequeños de esas instituciones.

Por: Leonardo Rossi (De nuestra redacción)

Los pibes y pibas de la Escuela de la Familia Agrícola (EFA) de Colonia Caroya le dan un cachetazo a quienes dicen que “la juventud está perdida”. Desde el cuarto año de esa institución, los propios estudiantes tomaron la posta y organizaron actividades recreativas por el Día del Niño para chicas y chicos de escuelas primarias rurales (Santa Teresa y Vicente Agüero) de la zona.
En ese marco, gestionaron donaciones de juguetes ropa, útiles y comida para llevar a los niños. Las autoridades de la EFA dieron su apoyo, pero destacaron una y otra vez que “todo nació de ellos”.   
Caritas Felices fue como llamaron, los propios estudiantes, a esta iniciativa. Un híbrido entre lo institucional y las ganas de un grupo de jóvenes de actuar puertas afueras de la escuela. Dentro de la EFA trabajaban en el marco de la materia ‘Formación para la vida y el trabajo’ acerca de la “participación ciudadana, el cooperativismo, el armado de organizaciones no gubernamentales”, explica Daniela Mansilla, docente de ese espacio curricular. A partir de ese marco teórico y la necesidad de elaborar un proyecto, los chicos quisieron salir al mundo real, el entorno comunitario, conocer las necesidades de otros vecinos y accionar sobre el terreno. Al conocer el cuadro de las dos escuelas rurales, Santa Teresa (19 alumnos) y Vicente Agüero (96), decidieron iniciar una colecta de zapatillas. La gran carencia que notaron en esas comunidades educativas. Pero, claro, no las únicas. La energía puesta en el proyecto creció con los días. Se hizo carne. Y avanzó hasta convertirse en una gran colecta, acompañada de una jornada con actividades junto a los agasajados por el Día del Niño, realizada el viernes pasado. 

Poner el cuerpo
Durante la semana pasada podía verse a las chicas y chicos de la EFA en la Plaza San Martín de Jesús María poniendo el cuerpo a la actividad. Era su semana de receso, ya que cursan semana de por medio. Y ahí estaban. Entre mate y mate recibían las donaciones: cajas de muñecos, alimentos, bolsones de ropa. Ahí estaban, felices de bien gastar el tiempo. Hablaban acerca de la logística para brindar la mejor jornada posible para los niños y niñas; de cómo mejorar la difusión de la actividad para recolectar la mayor cantidad de regalos posibles. En síntesis, se hicieron cargo del proyecto en toda su dimensión.
  “Es una acción que generó mucho entusiasmo y esperamos poder seguir haciéndola”, enfatiza Lucía Pividori, jefa de Sectorial de la escuela. La institución brindó apoyo en la coordinación del transporte y de los seguros para la jornada recreativa y de entrega de regalos. Eduardo Riera, director, destaca que “vale la pena el apoyo institucional a este tipo de iniciativa, que nunca se había dado en la escuela”. Pividori agrega que los estudiantes no sólo lograron el apoyo institucional sino que también “pudieron involucrar a sus familias, algo muy valioso”.

La juventud que se mueve
La docente Daniela Mansilla muestra su alegría por compartir horas de trabajo junto a estos estudiantes que “se movilizan por ellos mismos”, que no esperan que los empujen o les guíen el rol que deben cumplir en torno a la realidad de la comunidad. En otras palabras son la contracara a los discursos que señalan que “la juventud no participa o no hace cosas”. 
”. “Ellos demuestran que sí hay jóvenes que tiene voluntad de moverse”, puntualiza Mansilla acerca de esta primera iniciativa. 
Esta propuesta “surgió por el Día del Niño”, explica Nahuel Sueldo, uno de los que pasó horas en la plaza a la espera de donaciones. Entusiasmado, enseguida advierte que ahora “la idea es seguir con más actividades”. No dejarse estar. Aprovechar el impulso. 
Los jóvenes no ocultan la satisfacción de “colaborar con otros colegios” y demostrar que ellos también pueden encabezar acciones de incidencia social, que antes “veíamos hacer a otros”, describe Jesica Sarmiento. 
La jornada por el Día del Niño sólo fue un primer paso. Ahora llega el momento de pensar nuevos proyectos. Las ganas, la participación, el compromiso quedaron demostrados. Hay material humano. “Quieren seguir haciendo más eventos”, resalta Mansilla para abrir las puertas a futuras acciones de estos jóvenes que “dan orgullo”.


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com