En foco
Pin It

Widgets

Crecer como región, materia pendiente

Tal vez te interese

Hubo avances entre los municipios de la zona, pero todavía faltan esfuerzos y acuerdos políticos para avanzar en integración.

En los albores de este siglo que estamos caminando, al entonces intendente jesusmariense Jorge Colombo se le ocurrió que había que firmar un convenio de cooperación recíproca con los municipios vecinos e invitó a su par Héctor Nanini de Colonia Caroya y a Alicio Cargnelutti de Sinsacate a transitar el camino de la regionalización.
El resultado de ese primer convenio fue una fiesta en el anfiteatro José Hernández con fuegos artificiales y números artísticos que pudieron disfrutar los vecinos, cerca de las fiestas del año 2000 y los costos fueron asumidos a medias.
Las diferencias políticas y de recaudación llevadas a cabo en las ciudades más grandes de esta región fueron desinflando las posibilidades de un marco regional más abarcativo.
A Colombo lo sucedió Marcelino Gatica, Nanini ganó para un segundo período en Caroya y Cargnelutti tendría su último período al frente de Sinsacate. Prácticamente fue imposible llegar a un entendimiento entre Caroya y Jesús María durante ese tiempo (2003-2007) y el sueño de regionalizar se pospuso para mejores tiempos.
Podrá argüirse que en los dos casos mencionados había una diferencia ideológica entre los jefes comunales (dos radicales y un justicialista). Pero el tiempo demostraría que ni siquiera una mayor afinidad ideológica facilitaría el proceso de regionalización.
De reconocida raigambre radical, Marcelino Gatica, Rodolfo Visintín, y Carlos Ciprián podrían haber hecho por la región mucho más que lo que hicieron. Sin embargo, fue en este período donde, por ejemplo, hubo acuerdos para unificar legislaciones entre los tres municipios y los concejales trabajaron sobre variados temas y propusieron ordenanzas que se mantienen vigentes y establecen idénticas condiciones en los tres municipios.
En esa época, también se acordó que ninguno de los municipios aceptaría juegos de azar, y que se trabajaría en la búsqueda conjunta de una solución al problema de las inundaciones en determinados sectores que atraviesan al menos dos de las tres ciudades.
También en ese tiempo fracasó el intento de que haya un vertedero regional de residuos en Caroya y que, a cambio, Jesús María le permita procesar líquidos cloacales en la planta de Camino a Nintes.
En otros casos, hubo abordajes de probemáticas sociales en las que hubo coincidencia, más que por empeño de las autoridades, por empatía entre los equipos técnicos de las áreas sociales. Así, una buena noticia es que los equipos vienen trabajando desde una perspectiva de género muchas cuestiones y hay afinidades entre municipios.
Pero construir una región debería servir para bastantes cosas más que impliquen, por un lado, reducción de costos, mayor operatividad, y prestación de servicios de calidad.
Para ello, ya no basta con que se junten los concejales a debatir cómo legislar sobre espectáculos públicos, ni alcanza con dividir gastos en la realización de una fiesta, ni mucho menos ponerse para la foto juntos y hacer cada uno una jugada por su cuenta.
El ejemplo más reciente sobre esta falta de integración la vemos en el ITV regional que había sido acordado hace un año atrás y al que no se pudo llegar a un acuerdo durante este año.
Ni pensar, entonces, en la creación de nuevos servicios que aborden problemáticas sociales complejas como el crecimiento de la dependencia de jóvenes y no tan jóvenes a sustancias psicoadictivas y alcohol, el crecimiento de la violencia familiar, de la violencia en las aulas, y de la violencia en el trato cotidiano, el problema de un parque automotor creciente y sobredimensionado que destruye calles.
La lista podría incluir también un tratamiento regional para los residuos sólidos urbanos, la creación de un parque industrial y de servicios que atraiga inversiones no contaminantes y genere empleo, la constitución de un fondo para viviendas, la creación de un vivero regional que colabore en la tarea de reforestar las cuencas de los ríos.
Obviamente, por su tamaño y su dimensión económica, Jesús María está llamada a liderar ese proceso, aunque esa posición no debiera extraviarla y tendría que liderar generosamente con sus vecinos más pequeños ese proceso.
Por ahora, el sueño de una región que coopere sigue siendo “sueño”, al que no hay que renunciar, más allá de las divergencias de los intendentes de turno.
Gabriel Frizza, Luis Grión, y Carlos Ciprián, más Gustavo Ripeloni, tienen en sus manos un enorme desafío. Son jóvenes, creativos, y tienen más afinidades que diferencias. Quizás en manos de ellos esté la posibilidad de que la regionalización deje de ser un anhelo.


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Anuario 2016

Alojamiento en Jesús María

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com