Último momento
recent

Chacinados para celíacos, el nuevo logro de la fábrica de Familia Grión

Después de un año y medio de trámites y adecuaciones, la empresa que conducen Armando Grión y sus hijos Daniel y Diego obtuvo la certificación que le otorgó la Secretaría de Alimentos de Córdoba.

Curioso caso el de Familia Grión porque comenzaron a tramitar la habilitación como planta elaboradora de chacinados y salazones libres de gluten sin que haya nadie del círculo íntimo familiar que sea celíaco.
Y más curioso es que sus productos tampoco van a tener un precio diferente (mayor) al que venían teniendo. En realidad, la habilitación fue tomada por los hermanos Daniel y Diego y su padre Armando Grión como un desafío más en el camino hacia la calidad total, un concepto en el que comenzaon a trabajar hace años y que se profundizó cuando contrataron como asesor a Pablo Carranza, ex funcionario de Córdoba y magíster en Alimentos, además de docente universitario.
¿Dónde y cuándo surgió la idea? Daniel Grión lo narró para Primer Día: “- Hace unos 15 años, se contactó con nosotros una mujer que tenía varias alergias que le impedían ingerir alimentos con condimentos y con exceso de sodio. La mujer vino acompañada con su médico a pedirnos si le podíamos elaborar jamón crudo con el mínimo de sodio y sin condimentos de ninguna naturaleza. De esa experiencia nos quedó hormigueando la cuestión y nos quedó la idea y la propuesta de por qué no hacer alimentos libres de gluten”.
Claro, tuvieron que pasar muchos años hasta que hubiese una ley que reglamentara lo relativo a alimentos libres de gluten y ello ocurrió hace alrededor de dos años. Lo que había quedado hormigueando en Familia Grión se transformó en una decisión empresarial de darle forma al pedido de aquella señora y de otros clientes celíacos que comenzaron a consumir sus productos.
“Siempre tuvimos la firme intención de hacer las cosas en forma diferente a la que lo plantea la competencia. Y si son difíciles, mejor porque sabemos que a las cosas difíciles no las hace cualquiera. A mayor exigencia, menor competencia. Cuando comenzamos no había muchos productos habilitados que sean libres de gluten y mucho menos en nuestro rubro. Significa que no tiene trigo, avena, o centeno ni sus derivados”, completó Daniel.

Uno cree que en chacinados o embutidos no debería haber presencia de gluten o que está reducida al mínimo. ¿Por qué entonces hacer un esfuerzo tan grande para certificar? 
- En nuestro rubro, descubrimos, que es donde más se utiliza la harina. ¿Para qué y Por qué? En primer lugar porque son productos más baratos que los cárnicos. También porque se utilizan como espesantes y para refinar. Si un kilo de carne sale 40 pesos, el kilo de harina sale 5 o 7. Siempre vale menos. Y se lo usa en la industria para “estirar”. Hay muchas empresas que no lo declaran y que, directamente, utilizan gluten y en todos los casos es para refinar y espesar el chacinado.

Lo que parece raro en el caso de ustedes es que lo hayan hecho sin tener a nadie de la familia como celíaco
- Nos planteábamos cómo tener un producto que, si bien es igual a otros, sea al mismo tiempo diferente. En el mercado global, hay gente que busca este tipo de certificación como libre de gluten porque asocia a que el producto tiene mayor control que un producto común. El logo supone mayores controles. En el mercado, la gente lo busca por esa razón.

¿La certificación les permite diferenciar precios? 
- No. Nos preguntan si los precios van a cambiar por ser libres de gluten. No tienen por qué cambiar ni por qué ser más caro. Todo el mundo los puede consumir y al mismo precio. Va valer exactamente lo mismo. Es un paso más de control en los productos que elaboramos. Mientras que podamos competir lo vamos a hacer. Para nosotros, el logo de la certificación libre de gluten es una manera de decirle a la gente que nuestro producto es ciento por ciento carne, es ciento por ciento calidad. Acá no hay trampa.

Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.