En foco
Pin It

Widgets

“Menéndez nos hizo pasar de una Córdoba cabeza de revolución a una provincia reaccionaria”

Tal vez te interese

Camilo Ratti, autor de ‘Cachorro’, una reconstrucción de la vida y accionar del máximo represor que operó en Córdoba, cuenta cómo este personaje logró tantos años de impunidad. 

Por: Leonardo Rossi (De nuestra Redacción)

“El (Augusto) Pinochet de los cordobeses y de buena parte del país” debía ser analizado en profundidad desde el periodismo, y esa tarea debía emprenderse desde una mirada local. Camilo Ratti, con trayectoria en PáginaI12, Comercio y Justicia y La Mañana, entre otros medios, tomó esa responsabilidad profesional y social. El escritor abordó en profundidad el accionar, pensamiento e historia de Luciano Menéndez, la principal figura de la Dictadura (1976-1983) en estas tierras, quien estuvo a cargo del Tercer Cuerpo del Ejército (75-79), con influencia sobre diez provincias y responsable de cincuenta centros clandestinos de detención. 
Dentro del marco de la presentación de su libro en Pico de Tinta, Ratti cuenta a Primer Día acerca del desarrollo de ‘Cachorro’ (vida y muertes de Luciano Benjamín Menéndez), la obra donde describe al dictador, trabajo que lo lleva a sostener que la política de este militar ha dejado una profunda huella: “Córdoba hoy es conservadora y reaccionaria”.

¿Por qué meterse con esta figura?
- Era hora de que abordáramos a Menéndez, emblema de la dictadura, símbolo de la represión en Córdoba y buena parte del país, un personaje oscuro y muy temido, que ha tejido relaciones hacia adentro de las Fuerzas Armadas y los sectores más poderosos de la sociedad cordobesa. Esos contactos le habían garantizado impunidad hasta hace pocos años cuando re reabrieron los juicios. Menéndez fue un personaje clave de la represión ilegal y de un proyecto político, económico y cultural como fue la Dictadura. Entonces, creo que había que abordarlo, y hacerlo desde Córdoba porque casi todo en relación a la Dictadura se hizo desde Buenos Aires.
¿Qué clima social había en Córdoba antes de Menéndez?
- Córdoba a fines de los 60’ era la cabeza de la revolución, la capital de la lucha política, donde vivía y trabajaba el sindicalismo más joven y combativo del país, que ofreció los tres dirigentes más importantes, honestos y comprometidos, Agustín Tosco, René Salamanca y Atilio López, reflejo de toda esa organización popular y de una sociedad organizada que peleaba por un país más soberano e independiente en lo económico de los sectores de poder internacionales. Menéndez viene a barrer esa cultura política popular, que había estallado con el Cordobazo. Primero actuó la derecha peronista, el Comando Libertadores de América, la triple A, a nivel nacional, y Menéndez viene a culminar el trabajo para liquidar toda esa lucha. 

¿Qué consecuencias deja el paso de esa ingeniería dictatorial?
- Hoy tenemos la continuidad de eso: cuarenta años de gobiernos conservadores reaccionarios que han construido un sentido común que nos aleja de esa Córdoba revolucionaria, combativa, progresista y cuyo último reflejo electoral fue el gobierno de Obregón Cano. 

¿Qué alianzas teje para lograr tamaña impunidad?
- Aparte de la jerarquía católica representada por Raúl Primatesta, la otra pata en que se apoya Menéndez son los sectores económicos que se organizan en el ‘77 para acompañar a las Fuerzas Armadas, que es la Fundación Mediterránea, hasta el día de hoy la principal usina ideológica de los grupos concentrados de la provincia. Almorzaban una vez a la semana con Menéndez, y buscaban que en la etapa democrática se instalara esta figura como una más. Con la derecha peronista tuvo vínculos y con Eduardo Angeloz que lo visitaba todas las semanas, para de alguna manera negociar la presencia radical en la provincia y logró que quedaran cien intendentes radicales en sus cargos. Y fue esa relación la que, cuando Angeloz fue gobernador, permite que Menéndez tenga impunidad absoluta, sea invitado a los palcos de actos políticos, y que transite la ciudad sin problemas. Esa relaciones le garantizaron poder hasta bien entrado el siglo XXI, cuando comienzan los juicios, y hasta que finalmente hoy cumple condena por crímenes de lesa humanidad.

El dictador que se fue y la miseria que perdura  

Leonardo Rossi
El día que se realizó esta entrevista murió Jorge Videla. Ratti es de los pocos periodistas que entrevistó al máximo referente de la Dictadura durante los juicios a represores. Ese material fue clave para escribir el libro. “Se va el jefe máximo, el emblema a nivel mundial del terrorismo de Estado. Un hombre de mucha relación con Menéndez; Videla admiraba mucho a Menéndez, fue su mejor comandante de Cuerpo  y él también le tenía afecto a Videla. En algunos momentos tuvieron diferencias, pero tenían cariño mutuo”, dijo Ratti.
Para Ratti debe destacarse como “positivo, que se murió en cárcel común”. Por otra parte, este acontecimiento debe servir para una vez más “reflexionar qué es la dictadura, qué pasó y valorar lo que tenemos hoy”.
Sobre De la sota, Ratti apuntó: “es señalado como comando civil” de los sectores que levaron adelante el Navarrazo, el 28 de febrero de 1974”.


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Alojamiento en Jesús María

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com