En foco
Pin It

Widgets

El Museo Jesuítico Nacional sumará una valiosa colección de arte sacro

Tal vez te interese

Desde hace cuatro años, trabaja en la restauración de un grupo de esculturas del siglo XVII del Barroco Español y, también, en una colección de pinturas de autores anónimos muy antiguas. 

Además de tener una de las mayores colecciones museísticas de Argentina, la Estancia Jesús María tiene un equipo de profesionales técnicos que cualquier institución afín envidiaría. Por eso, es que ha podido abocarse desde hace cuatro años a la restauración de pinturas y esculturas que jerarquizarán aún más la colección de arte sacro con que cuenta el Museo Jesuítico Nacinal.
La Lic. Ana María Salgado viene trabajando en la restauración de 12 obras de Alonso Cano, un artista español que vivió en el siglo XVII y que esculpió una infinidad de tallas dentro del estilo conocido como Barroco Español. De ese total de obras que el museo recibió y que estaban en manos de un coleccionista privado, seis ya fueron restauradas y dos están en proceso de restauración, un querubín y un San Roque. Trabajar sobre estas obras demandó cuatro años porque se trabaja en la minucia, se limpia, cura, y repinta cada centímetro. Y cada paso se va registrando por escrito y con imágenes. El sábado, fueron presentados al público dos arcángeles mancebos, un San Isidro, un ángel exento, y un querubín. El trabajo es arduo porque se trata de maderas que lograron sobrevivir cuatro siglos, aunque atravesadas por diferentes dificultades como la humedad, algún incendio, termitas, heces de murciélago, por mencionar algunos.
En el caso de las obras de Cano, se sabe que fueron salvadas de la destrucción durante la guerra civil española y tuvieron algún tipo de proceso de restauración previo al que se viene realizando en los talleres del Museo Jesuítico. Cano fue alumno de Juan Martínez Montañés que fue su maestro y, a su vez, se formó junto a Velázquez.
“El Museo es el que mayor cantidad de obras de Alonso Cano posee porque no se descubrió que haya más obras de Alonso Cano en el país. Cuando todo el trabajo esté terminado, creemos que tendrá un destino particular en una sala específica porque guarda un contexto histórico importante en relación a todo lo que es relativo al Barroco Español”, apuntó Salgado.
“Estas obras -añadió Salgado- se supone que pudieron ser dañadas en la guerra civil española cuando arrasaron muchos templos. Al restaurador anterior no le importaba tanto la técnica sino salvarlas. Entonces, pintó de rojo los lugares donde él intervino porque quería destacar dónde tocó la obra o las ha embetunado. Lo que hizo fue más que valorable”.
Consultadas sobre la paciencia que deben cultivar quienes restauran, Andrea López Camino, encargada de la restauración de pinturas, aportó: “Uno cuando interviene trata de respetar completamente el original de la obra. Tratar de intervenir con la menos intervención posible para no alterar lo que quede del original. Por lo general, las obras de los cuadros se realizaron en talleres en los que intervinieron varias personas”.
Con anterioridad, López Camino había presentado la restauración del cuadro La Virgen de la Merced con Santos Mercedarios y el Eterno Padre. En su caso, la restauración ya abarcó entre nueve y diez obras que también se sumarán a la colección de arte sacro local.
Ambas profesionales coinciden en que no existe una valuación económica para estas obras, incluso en los casos en que se trata de autores anónimos.
“Solamente quienes tenemos el honor de poder estar haciendo algo que amamos y que nos gusta sabemos lo que es estar días y días y días trabajando sobre un pedacito de obra con una cuadrícula para tratar de salvar algo. Y es todos los días leer, ver, aprender porque es un proceso de aprendizaje y descubrimiento constante. Cuando ves la obra terminada, aunque no figurás, te sentís realizada”, acotó Salgado.
“Son procesos largos. Hay cuadros que demandan más de un año. De hecho, llevo trabajando más de un año y medio sobre uno. No es de un día para el otro que restaurás un cuadro porque hay que ir documentando cada paso del proceso”, concluyó López Camino.
Parte de la historia del arte viene pasando por sus manos para sumar valor al museo.


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com