En foco
Pin It

Widgets

El glifosato es el herbicida que más se utiliza en la producción de Colonia Caroya

Tal vez te interese

Desde Ambiente presentaron un informe bianual sobre los fitosanitarios que se aplican en la zona. El glifosato es, lejos, el más utilizado.

El glifosato sigue firme como principal agroquímico utilizado en la zona. La afirmación puede corroborarse si se observan los datos del relevamiento recientemente presentado por el Departamento de Ambiente y De-sarrollo Rural de Colonia Caroya. Un dato saliente del relevamiento, que comprende 2012-2013, es la utilización de productos biológicos en la vid, más amigables con el ambiente.

Caballito de Batalla
El 77% del uso de plaguicidas entre 2012 y 2013 correspondió a aplicación de herbicidas, mientras que los insecticidas ocuparon un 15% de la torta. Del total de herbicidas utilizados, el 90% corresponde a la clase IV, los menos tóxicos según las normas internacionales y la regulación local que aplica el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa). Asimismo, dentro de ese subgrupo, el glifosato encabezó la lista de los más usados con un 68%, y lejos, en segundo lugar, se ubicó la atrazina con 17%.
Entre los productos que presentan residualidad -deben persistir algún tiempo para ser efectivos-, la atrazina copó más de 60% del total, en tanto que dentro de los no residuales fue el glifosato el protagonista principal, ubicándose cerca del 80% del total de este grupo. El cuadro muestra que en herbicidas “no hay cabios importantes, el glifosato sigue siendo el caballito de batalla por parte de los productores”, indicó Mariela Puerta, técnica de Ambiente de Colonia Caroya, quien realizó la presentación de las nuevas estadísticas sobre fitosanitarios.

Insecticida con ventaja
En el caso de los insecticidas fue más pareja la competencia entre productos clase III (58%) y los de clase IV (42%). A su vez, los productos IGR captaron un 45% dentro del total de grupos de insecticidas. Estos insecticidas, que afectan el metabolismo de los insectos, afectando su desarrollo, tienen “una residualidad de 21 días aproximadamente”, apunta Puerta. El informe bianual destaca que el 82% de las superficies reciben insecticidas residuales.
“Siempre te termina conviniendo usar un IGR mucho más que cualquier otro insecticida que es menos eficiente”, explica y añade estos productos tienen una ventaja ambiental que “no afectan la fauna benéfica (insectos que controlan naturalmente la población de plagas”.

Cambiar el perfil
Un dato saliente fue que se empezaron a utilizar, aunque tímidamente, productos biológicos (Bacillus subtilis y Boscalyd, utilizados como fungicidas) en el cultivo de vid, en un intento por dejar de lado los sintéticos. Este cambio “es muy interesante –resalta Puerta- porque son productos que no son perjudiciales para el medio ambiente, ni para las personas que los manipulan”.
El aumento en el uso de controladores biológicos “reemplazaría en cierta parte a productos químicos”, banda verde y azul que son los permitidos en el ejido de la colonia. Es decir los de toxicidad más baja. Sin embargo “si se los puede reemplazar siempre es mejor”, remarca la agrónoma. De todas formas, todavía se debe “seguir evaluando si estos productos son igualmente de eficientes” que los utilizados hasta ahora.


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Alojamiento en Jesús María

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com