En foco
Pin It

Widgets

Una ordenanza limita el uso comercial de veredas, pero no se cumple

Tal vez te interese

Por: Leonardo Rossi (De nuestra Redacción)

Aunque hay normas que regulan la problemática, en la actualidad no se cumplen. Esta semana, los comerciantes antepusieron su “derecho a comerciar” al “derecho a circular” de los vecinos. Concejales trabajan en un nuevo marco.

El reloj prosigue su cadencia en tiempo real, y quienes quieren circular por el centro de Jesús María deben aguardar otro tiempo: el político. La necesidad del común va a otro compás. Mujeres y hombres con movilidad reducida (ciegos, disminuidos visuales, con discapacidad motriz, entre otras afecciones) se las deben rebuscar para atravesar las principales calles de la ciudad, a pesar de contar actualmente con normativa que exige liberar espacios en las veredas para facilitar el andar de todo ciudadano.
Desde el año pasado, concejales intentan mediante foros, con participación de comerciantes y grupos que defienden los derechos de las personas discapacitadas, consensuar una nueva norma en la materia. Dentro de poco más de un mes entraría al Concejo el nuevo marco. 
El inciso A del artículo 44 de la ordenanza tarifaria, sancionada en diciembre de 2011, es claro: “Sólo se permitirá una fila de mesa próxima al cordón de la calle en lugares o locales donde no se moleste al tránsito peatonal”. La futura normativa iría más allá al dejar expresado de forma taxativa que debe liberarse “un espacio de 1,50 metros entre la línea de edificación y el comienzo de las mesas y sillas”. De esta forma se garantiza que las personas ciegas puedan utilizar los frentes de casas y negocios como guía para su bastón. Hoy eso es imposible en más de una vereda céntrica. Asimismo se garantizaría un ancho suficiente para que circulen sillas de rueda y carros de bebé, por ejemplo. 
A la legislación local debe añadirse la ley nacional 22.341, a la cual la provincia de Córdoba adhirió mediante la norma 8.501. Este marco indica que los itinerarios peatonales “contemplarán una anchura mínima en todo su recorrido que permita el paso de dos personas, una de ellas en silla de ruedas” (artículo 20, inciso A). 

Cuestión de prioridades
Noche de martes, palacio municipal, sala de audiencias. Reunión entre grupos que exigen la normal circulación de las personas con discapacidad, comerciantes, ediles, y técnicos para alcanzar una nueva normativa. Cruce entre Víctor D’andrea, del bar Victorino, y Guadalupe Díaz, profesional del Complejo para la Discapacidad (Copadi).
-Es tremendo lo económicamente significativo que es sacar una fila de mesas.
-Estás planteando la accesibilidad como negocio. No es que hay algo que consensuar, hay una vereda que tiene que estar libre.
-¿Vos tenés negocio?
-No.
-Entonces no tenés idea.
La descalificación del comerciante no responde al planteo de la psicopedagoga del Copadi. No obstante, la respuesta en clave comercial es valiosa: evidencia prioridades. Y aunque algunos propietarios se escudaron en que si quitan mesas perderán clientes y por extensión puestos de trabajo, nada dijeron ante las denuncias acerca del riesgo de accidentes que significa tener que bajar a la calle en sillas de rueda o con carros de bebé debido a la usurpación del espacio público que practican cada día. 
Los dueños de bares han planteado alternativas hacia adelante, como la colocación de decks sobre las calles para ganar espacio, tal como ocurre en Villa General Belgrano, o la utilización de veredas de locales vecinos en horarios en que éstos se encuentren cerrados. El montaje de decks por ahora ha sido rechazado desde Desarrollo Urbano, debido “al tamaño de las calles y la circulación de automotores”. Esta alternativa será revisada, prometió la concejal socialista Verónica Bua, impulsora de la nueva normativa.
Una problemática de todos
Un trabajo de la escuela Domingo Faustino Sarmiento relevó la percepción de los vecinos acerca de la accesibilidad de la ciudad para personas con discapacidad. Aunque el trabajo es más amplio, a la fecha se pueden extraer algunas conclusiones de las 70 encuestas realizadas por el 4º C, durante el año pasado. Por ejemplo, surge que respecto al área comercial céntrica, un 44 % de los  encuestados entiende que la transitabilidad es buena, y un 37 % que es regular. Sólo un 15 % cree que es mala y un 4 % dice que es muy buena
Estos datos se acoplan a la necesidad de concientizar al ciudadano común acerca de las dificultades que tienen las personas discapacitadas para transitar, reto que quedó expresado el martes pasado.
En 45 días comenzaría a tratarse la nueva norma. Hasta su sanción, hay vasta legislación que aplicar por parte del Ejecutivo. Como expresó este semanario hace ya un año, el programa “Jesús María, una Ciudad para Todos”, lanzado en abril de 2010 por el ex intendente Marcelino Gatica, y sus equipos de gestión (nómina que repite nombres en la actual intendencia de Gabriel Frizza) se mantiene en deuda respecto a la circulación en la vía pública de las personas con discapacidad.


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Alojamiento en Jesús María

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com