En foco
Pin It

Widgets

Reconstruir la historia de un genocidio

Tal vez te interese

Foto Gentileza EAAF
Con motivo del 24 de marzo, la coordinadora del Equipo Argentino de Antropología Forense de Córdoba, Anahí Ginarte, dialogó con Primer Día. Una referencia a escala mundial. 

Por: Leonardo Rossi (De nuestra Redacción)

Hace más de una década que un grupo de personas pone sus saberes académicos al servicio de la memoria, la verdad y la justicia en Córdoba: en 2002 abría sus puertas la oficina provincial del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), colectivo argentino referente a nivel mundial en investigación de delitos de lesa humanidad. “Fundamentalmente, aportamos a que los familiares de desaparecidos hagan el duelo, y… a reconstruir la historia”, comparte Anahí Ginarte (45), responsable del EAAF-Córdoba, dentro  del marco de un nuevo 24 de marzo. 
Ginarte, licenciada en antropología de la Universidad Nacional de La Plata, se sumó en 1990 a este grupo de investigación científico, no gubernamental. Tras una vasta trayectoria, dentro y fuera de tierras argentinas, en 2009 quedó a cargo de la regional cordobesa, desde donde se ha logrado identificar quince restos de personas detenidas-desaparecidas durante la dictadura (1976-1983). 
El cementerio de San Vicente es la principal sala de acciones del EEAF. Fue en ese predio donde en 1984 la sociedad cordobesa se topó con una fosa común en sus narices, y tras un trabajo sin aporte de técnicos especializados sólo se logró identificar a una persona secuestrada durante el gobierno de facto. Fue con la llegada del EAAF a la provincia que se retomaron las tareas en ese terreno. Nuevas excavaciones entre 2002 y 2003 dieron como resultados el hallazgo de 135 esqueletos. Aún resta identificar a la mayoría. 
Para cotejar los restos con el ADN de personas desaparecidas, el equipo liderado por Ginarte necesita del aporte de familiares de las víctimas de la dictadura, que pueden brindar información o hacer consultas al 0-800-333-2334, ante posibles sospechas de tener un familiar que haya sido enterrado clandestinamente. 
San Vicente fue un punto de partida. Cuenta Ginarte que también “se trabaja en los alrededores del ex centro clandestino de detención (CCD) La Perla (15.000 hectáreas), en cercanías del CCD campo de La Ribera, y otros puntos de la provincia”. Y la tarea no se circunscribe sólo a Córdoba. Además, esta oficina cooperó en Tucumán, Catamarca, Mendoza, San Luis y San Juan.  

Foto Gentileza EAAF
De Argentina al mundo
Recuperar la historia de los desaparecidos requiere de un alto grado de compromiso del Estado: el EAAF cuenta con un convenio con el Equipo de Arqueología de Rescate de la Universidad Nacional de Córdoba, articula con el Tribunal Superior de Justicia, que ante un nuevo hallazgo lo reporta al equipo, y actúa como perito oficial en el Juzgado Federal número 3. 
Este tipo de experiencia ha marcado una referencia en el exterior. Explica la investigadora que Argentina “es el primer país donde la antropología forense se aplica a la violación de derechos humanos”.  En otras latitudes la tarea queda en manos de investigadores policiales o judiciales, lo que ante procesos no democráticos o viciados de corrupción enturbia la búsqueda de verdad, explica el EAAF. El caso argentino sirvió para que esta disciplina “se desarrolle de forma diferente en otros lugares como Perú o Guatemala, o incluso las Naciones Unidas conformaron un equipo de antropología para los crímenes ocurridos en la ex Yugoslavia”. 
Foto Gentileza EAAF
Anahí Ginarte es ejemplo vivo de la exportación de esta experiencia  al mundo. La mujer pasó de realizar “excavaciones de las fosas comunes del cementerio de Avellaneda, del gran Buenos Aires” a compartir sus saberes en “Sudáfrica, Zimbawe, República Democrática del Congo, Costa de Marfil, El Salvador, Brasil y Bolivia”, donde participó en la búsqueda de los restos de Ernesto Guevara.

Cerrar historias
“Es muy importante el aporte del equipo”, dice convencida Ginarte. Y fundamenta: “Para identificar a una persona se debe realizar un recorrido de lo que ocurrió, dónde estuvo, qué le pasó”. No sólo se corrobora la identidad sino que quedan a mano una gran cantidad de elementos como valor agregado, por ejemplo “la evidencia física” como puede ser “un ADN, un disparo de un proyectil, que son pruebas incontrastables”. 
Sin dudas hay otras cuestiones menos esquemáticas, del orden lo filosófico y de un valor inconmensurable como “la posibilidad de que los familiares hagan el duelo a partir de la devolución de los restos” de un ser querido, desaparecido hasta entonces. “Todo esto colabora con la reconstrucción histórica, por eso es valiosa la tarea del equipo”, deja como reflexión final Ginarte.




Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Anuario 2016

Alojamiento en Jesús María

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com