Último momento
recent

Panificadora Colonia Caroya sumó maquinaria que elevará más la calidad de sus productos

Con más de 50 años de trayectoria en el rubro y casi 30 de presencia constante en Colonia Caroya, la familia Udrisar sigue incorporando tecnología que le permita mejorar la factura de sus productos.

Manuel Udrisar está al frente de la emprendimiento que comenzó su padre, Eldo Rómulo, hace más de 53 años cuando llegó desde la Estancia Los Coritos de Avellaneda y se hizo cargo de una panadería, aunque no tenía idea de qué se trataba el negocio.
Manuel se inició en el negocio familiar cuando tenía 14 años, en la época en que tenían dos sucursales, una en Jesús María y otra en Colonia Caroya. De modo que sabe lo que es el trabajo duro de levantarse temprano para hornear pan y que los clientes lo retiren temprano y calentito.
Lejos estaban de sospechar los Udrisar que iban a desarrollar la friolera de 73 productos, como tienen en la actualidad, o que la producción se iba a diversificar tanto. En los primeros tiempos, se trabajaba muchos con las manos y se horneaba a leña. Después, aparecieron las máquinas y el gas natural que ayudaron a que el trabajo sea menos duro.
Sin embargo esa ayuda, que el pan salga rico depende de la capacidad del panadero de haber desarrollado una buena receta.
Y los Udrisar lo lograron con varios de sus productos. Y para que no queden dudas invitar a probar unos mantecados, unas pepitas de membrillo y batata, y unas palmeritas que aprueban con holgura el examen de sabor de Primer Día.
Manuel asegura que uno de sus productos más requeridos es el pan dulce, que sale de una receta que tiene más de 30 años, y que es buscada por clientes de otras localidades, inclusive.
“Dicen que no hay pan dulce como el que tenemos acá y vienen de todos lados a buscarlo. Viene gente de Cordoba y de otras provincias también. Lo sacamos de una receta muy vieja, pero que tiene de todo. No le falta nada a ese pan dulce”, cuenta Manuel.
Si en el origen la producción de reducía a pan, criollo, facturas, y cordero, hoy completan la oferta alfajores, pan de viena, grisines, galletas, y pizzas, por mencionar solamente algunos.
Manuel hizo algunos cursos de donde sacó ideas para incorporar a la nómina de productos, pero también tuvo la capacidad para aprender por su cuenta leyendo libros y aprendiendo de las propias capacitaciones que les brindaba la gente que les proveía de maquinaria.
Recientemente, incorporaron nueva maquinaria que les permitirá seguir mejorando la calidad de su producción, una apuesta que vienen sosteniendo desde hace años.
Pese a que hay muchas máquinas, también trabajan 9 empleados que se suman a los integrantes de la familia que llevan adelante Panificadora Colonia Caroya. La reciente inversión de muestra el anhelo de seguir creciendo en calidad.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.