En foco
Pin It

Widgets

Mujeres que no quieren más límites

Tal vez te interese

Dentro del marco de las celebraciones por el día de la mujer, cuatro mujeres evalúan los logros que obtuvieron en las últimas décadas y proponen no dejar de discutir la agenda femenina.

Por: Leonardo Rossi (De nuestra Redacción)

Ahí están ellas: las que salen a ganar el mango de cada día; las que ponen el pecho dentro del hogar; las independientes; las más familieras; las que avasallan; y las que en silencio hablan. Mujeres, únicas y diversas. En el marco del día de la mujer, celebrado el pasado 8 de marzo, este medio repasa los avances y desafíos del género femenino, junto a cuatro representantes locales. “La mujer ya no tiene límites”, surge como reflexión.
Un rápido repaso por el escenario público sirve de termómetro para dimensionar el rol de la mujer en la Argentina actual. Una Presidenta (Cristina Fernández), dos gobernadoras (Fabiana Ríos por Tierra del Fuego, y Lucía Corpacci, en Catamarca), una intendenta en Rosario, una de las ciudades más complejas del país, como es el caso de Mónica Fein, y ejemplos como el de Stella Maris Martínez al frente de la Defensoría General de la Nación o Alejandra Gils Carbó en la Procuraduría nacional son la foto de este tiempo.
Pero qué hay de la cotidianeidad de las mujeres por estas tierras. Para Alicia Visintín (60) no hay dudas: “Se han ganado muchos espacios”. Esta ama de casa y artista plástica, de Colonia Caroya, se pone de ejemplo y exhibe su “orgullo” por haberse desarrollado personalmente “pese a venir de una familia con un mandato muy fuerte acerca de que ‘antes que nada se es madre y esposa’”.
“Una decía… ‘¿para cuándo yo?’”, recuerda Visintín. Y esos tiempos se han esfumado. Las mujeres se han empoderado y por ejemplo –apunta Nidia Saavedra (48) — “son ellas las que desde los centros vecinales toman las iniciativas de llevar soluciones a sus problemáticas”. Esta trabajadora social, que ejerce en el hospital Vicente Agüero, remarca que incluso en el ámbito médico, otrora sumamente patriarcal y machista, “la mujer ya no está en un segundo plano”.
En el mismo sentido, Alejandra Remonato (49), agrónoma, asegura que “hace treinta años, era el triple de esfuerzo para conseguir un trabajo”. Todo estaba condicionado por el género. “Siempre solicitaban hombres”, porque dentro del mundo rural no había espacio para ellas. Explica esta jesusmariense que existía un imaginario cultural en el que “el hombre era el patriarca, y que una mujer le diga qué tiene que hacer era imposible”.
El paso del tiempo dio algunos triunfos al colectivo femenino en el plano laboral, adonde las mujeres pudieron exhibir ciertos valores agregados. En la actualidad, “muchas agrónomas consiguen puestos importantes, por ejemplo en laboratorios”. A entender de Remonato, ellas hacen la diferencia “porque son más detallistas, más prolijas, más pacientes”.
La creciente participación de la mujer dentro de la masa laboral acarrea otras cuestiones. Según Miriam Sánchez (62), esta fuerte actividad femenina en la vida pública alienta “la falta de diálogo, y el tiempo compartido dentro de la familia”. En su caso, es canillita, atiende un quiosco en Jesús María, y suma horas como tejedora, pero destaca que “siempre hay tiempo para que la familia esté bien”. Como contracara de este cambio de época, Sánchez valora que, a diferencia de lo que ocurría décadas atrás, “hoy una mujer de sesenta años no es vieja y puede hacer muchas cosas”.

Perder el miedo
Con el foco apuntado a los próximos años, Visintín reconoce que “falta que la mujer debata más sus temas”, desde la violencia de género hasta temas de salud reproductiva, y en ese sentido es clave “trabajar sobre las nuevas generaciones”. Principalmente, llama a “quitar el temor, a no callarse las cosas”, un problema que suele tener mayor incidencia en ciudades pequeñas. En este punto, Remonato llama a aprovechar que “la mujer joven, de hasta treinta, no tiene tabú con ningún tema”. Para ser efectiva y alcanzar carnadura social, esta nueva agenda femenina debe traducirse en “talleres informativos y redes donde la mujer pueda recurrir las 24 horas”, agrega Saavedra desde su óptica profesional.
Queda claro que ellas han dado grandes pasos hacia la igualdad. Y también será tarea de hombres terminar de desarmar los vicios de una sociedad concebida con lógica masculina, para dar pie a un futuro de mayor equidad entre los géneros. Con una sonrisa, y envalentonada, la agrónoma reflexiona: “La mujer ya está involucrada en todos los temas, ocupa los lugares que nunca hace treinta años atrás hubiera pensado ocupar. Hoy ya no tiene límites”.




Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com