Último momento
recent

La lógica no aplica para el género

Todo lo que parece lógico, cuando se relaciona con la igualdad entre los géneros, opera con reglas distintas a las habituales. ¿Avivada machista?

Si una mujer fue capaz de llevar a un hombre dentro de su vientre durante 9 meses, alimentarlo, cuidarlo, y mimarlo, lo mínimo que podría esperarse por aquellos desinteresados servicios es gratitud, respeto, y amor incondicional.
Pero la realidad nos indica que un número importante de hombres está convencido de que las mujeres lo hicieron porque era su obligación, porque había un mandato ancestral, y porque ¡para qué otra cosa están las mujeres que para traer hijos al mundo!.
Obrando con esa lógica, no sienten hacia la mujer ningún tipo de deuda -ni siquiera moral- y la tratan con reglas y modalidades que se aplicaban a principios del siglo 20 cuando las mujeres ni siquiera votaban.
Ese hombre será incapaz de entender que no tiene ningún derecho superior sobre la mujer y considerará que su madre, sus hermanas, su esposa, y sus hijas están al servicio de sus requerimientos.
No se trata en esta enumeración de exagerar sobre los datos de la realidad. Simplemente, poner la lupa -aprovechando la cercanía del Día Internacional de la Mujer- sobre lo que está pasando con el número creciente de denuncias sobre violencia de género que indican dos cuestiones: por un lado, que las mujeres se están animando a denunciar, es decir, que tienen una mayor conciencia sobre sus derechos y, por otra parte, que la violencia machista no cesa ya que la cantidad de femicidios registrados va en aumento año tras año.
Recientemente, una legisladora porteña propuso que la violencia de género como tema sea incorporado en la educación desde el nivel primario y que llegue hasta los claustros universitarios. Podrá parecer una exageración, pero en este contexto de violencia machista, paraciera la única herramienta disponible para frenar tanta irracionalidad.
Pero además de esa instancia de formación en las escuelas, viene haciendo falta un mayor compromiso de los hombres en la educación para la igualdad de los géneros. Hombres que pongan en valor los desvelos de sus esposas, tanto más cuando son amas de casa, o cuando tienen que salir a trabajar para “parar la olla”.
Hombres comprometidos en la tarea de liberarse de preconceptos y de incorporar la perspectiva de género desde el derecho porque miles de mujeres necesitan salir de los círculos de violencia sin fin.
Vayamos detrás de esa utopía de soñar igualdades aprovechando las diferencias, aprovechando las complementariedades, aprovechando que se puede construir a partir de visiones distintas sobre un mismo tema.
Vayamos detrás de la utopía de soñar que haya hombres que apliquen la lógica para las cuestiones de género y que, por consiguiente, la visión sobre el lugar de la mujer en el mundo se modifique drásticamente solamente porque ellas lo merecen.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.