Último momento
recent

Investigan efectos del uso de la Atrazina en campos de nuestra zona

El agrónomo Raúl Candela analiza la degradación de este herbicida en campos de la zona. Estudia cómo evitar que este producto se lave a las napas, ya que afecta el estado del agua.

Por: Leonardo Rossi (De nuestra Redacción)

Con un enfoque ambiental, el agrónomo Raúl Candela estudia los efectos de la aplicación de atrazina en campos de maíz de la zona. El técnico de la oficina del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (IN-TA), de Jesús María, realiza una tesis de maestría en Ambiente dentro de la Facultad de Exactas de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC). 
Dentro de ese marco, analiza la degradación de este herbicida bajo diversos contextos. El objetivo, explica, es “mejorar el uso” y “evitar errores que se cometieron en otras zonas, sobre todo de la cantidad utilizada”.
El ingeniero cuenta con un ensayo camino a Nintes, a 10 kilómetros de Jesús María, en secano. Allí releva cuatro parcelas, de diez por cincuenta metros, dentro del lote de maíz. Existe una muestra testigo, donde sólo se ha sembrado; otra donde el cultivo cuenta con aplicación de nitrógeno; una parcela de maíz con pulverización de atrazina; y una cuarta muestra en la que, al maíz, se suma nitrógeno y atrazina.
“La atrazina en agua no se degrada. Bajo esa perspectiva, la idea es ver que no se lave a las napas y que haya escorrentías a aguas superficiales”, explica Candela.
Este agroquímico -indica el ingeniero- tiene varias vías para degradarse “a metabolitos que son inocuos para la vida”, por ejemplo hay “degradación química, hidrólisis, degradación fotoquímica, y biológica”. Esta última, “la más importante”, se produce mediante la biota del suelo, que la propia atrazina ayuda a proliferar. No obstante, este proceso se vería afectado por “el nitrógeno del fertilizante que alimentaría estos microorganismos”, en competencia con el herbicida que “bajaría sus altos niveles de degradación”.
Estudiar a fondo
Candela sostiene que “si hay atrazina en napas, a largo plazo la acumulación podría hacer que especies vegetales empiecen a degradarse”, pero aclara que por las “bajas dosis” que se utilizan en la zona “aún se está tiempo de controlar” esta posible problemática. En cultivos de maíz de esta región “se aplica un kilo o kilo y medio de atrazina en presentación sólida al 90 % del producto”, por hectárea.
Con esas cantidades de herbicida, el tipo de clima y suelo de la zona, se habla “en general de 180 días de degradación”, ya que bajo la humedad y temperatura local la atrazina “se incorporaría rápidamente”. Pero existen “lugares donde se usan dosis altas que hablan de tres a seis años” para que se degrade el producto.
Una vez concluidas sus evaluaciones, que podrían estar a fin de año, el agrónomo espera poder cooperar a “evitar posibles cambios de manejo”, es decir, a seguir aumentando las dosis.
Candela sostiene que “producto fitosanitario inocuo no existe, si no, no es fitosanitario”, y por eso “hay que ir con los estudios lo más allá que se pueda”. En esa dirección, apunta a “producir mucho pero con cuidado, usando lo que tenemos responsablemente y en caso de que haya que bajar las dosis, cambiar de productos o dejar de usar alguno, hacerlo”.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.