Último momento
recent

Madres caroyenses reclamaron bancos en el secundario para sus hijos

34 alumnos que viven en Colonia Caroya fueron obligados a inscribirse en un colegio de la vecina ciudad de Jesús María, situación que generó una airada protesta por parte de un grupo de madres.

Los alumnos tenían que ingresar a primer año durante 2013 y se quedaron fuera cuando se sortearon los bancos en los tres colegios públicos secundarios con que cuenta esta ciudad.
De inmediato, autoridades municipales hicieron las tratativas ante las autoridades del Ministerio de Educación para que abran un primer año y, paralelamente, consiguieron autorización para que funcione este curso en el turno tarde de una escuela primaria ubicada en el sector conocido como Tronco Pozo. El Director General de Educación Secundaria, Juan José Giménez, fue quien dio el visto bueno a la iniciativa.
El problema apareció con un teléfono descompuesto generado, según señalaron las madres de estos alumnos, por la inspectora de la Regional Colón Norte, Adriana Cerino, quien comunicó al Ministerio que los padres habían prestado conformidad para que sus hijos cursen el secundario en Jesús María, especie que fue totalmente desmentida por los padres.
“Hay 34 chicos de Colonia Caroya que tienen que ir a clases en Jesús María, hecho que está reñido con el sentido común porque algunos van a tener que tomar hasta tres colectivos y se van a tener que levantar a las cinco de la mañana para ir a clases. Nos parece una barbaridad que pretendan cercenar el derecho a un alumno que quiere ir a un colegio en su ciudad”, señaló el intendente Luis Grión en rueda de prensa.
Una de las mamás, Carolina Vallino, explicó la posición de ellas frente al problema: “Decidí hace cuatro años venirme a vivir a esta ciudad y me parece injusto que ahora tenga que enviar a mi hijo a estudiar a Jesús María. Nos están discriminando porque no nos dan derecho a que nuestros hijos elijan dónde quieren estudiar”.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.