Último momento
recent

Marito Banas cumplió 15 años con la música y sigue soñando con una gran carrera artística


Debutó a los cuatro años y se ganó el apodo de El Principito. Esta semana cumplió 20 años y sigue con sus sueños intactos: poder vivir de la música y hacer una gran carrera como cantante.


Hay gente que no le afloja nunca a nada. Que va detrás de una meta y pone su mayor empeño en alcanzar sus objetivos. Gente que no se desalienta ante las dificultades, que cae y se levanta y que lucha aunque no sepa el resultado.
Marito Banas se encuentra entre esa gente y aquella carrera artística que soñó a los cuatro años cuando se subió por primera vez a un escenario sigue en pie ahora que acaba de cumplir los 20.
Pero dejemos mejor que él nos cuente como ve en retrospectiva todo lo que le tocó pasar en estos 15 años de carrera.

Los que hacen música dicen que es una pasión que no se puede contener. ¿Cómo lo viviste vos en estos 15 años de carrera?
- Muchas veces me pongo a pensar y digo ‘me pasé la mayor parte de mi vida cantando’ desde los cuatro años, pero fue algo que nació en mí. Mi viejo cuenta con el doctor (Eduardo) Chalimond que con su grupo (el desaparecido Chacagolama) ensayaban hasta la una y yo estaba parado en la cuna haciendo palmas con un año de edad. Era algo que se veía venir.

¿Cuando ves tus fotos de chiquito como cantor qué sentís?
- Siento orgullo, satisfacción porque me pasa que me encuentro con gente que me saluda y aunque no sepa quién es sé que tienen el recuerdo de la época en que me llamaban El Principito. También me pasa que la gente escucha que voy a estar en una peña y se imagina que va a ver al chiquito vestido de gaucho con el poncho y después la imagen es otra. Cuando escucho las primeras grabaciones, no me parece que fuera yo, La verdad es que no lo puedo creer.

La transición entre la voz del niño y la del joven debe haber sido un momento difícil
- En ese momento fue difícil porque estaba armando un disco, que iba a ser el tercero, de tangos y valses. Si se quiere, el disco está grabado, pero en los tonos de aquel entonces. Fue grabado en Buenos Aires y con músicos de allá. Me quedaron las pistas y se me hizo imposible grabar porque el cambio fue muy brusco, de un momento a otro. Con el disco siguiente, Con los pies sobre la tierra, la voz se fue acomodando. Hoy, lo escucho y sé que podría grabarse mejor y lo corregiría, pero fue un momento de la voz de ese momento.

¿Cómo fue tu vinculación con la música? ¿Oído o estudio?
- Gran parte de lo que aprendí fue de oído, tanto en el canto como tocando la batería o la guitarra. Mi viejo cuando tenía tres o cuatro años me regaló la guitarra, pero nunca me nació tocarla. Yo agarraba las ollas de mi vieja y me iba al patio y armaba mi batería. Obviamente, que hubo gente que aportó sus cosas como “Rulo” Fassi, que falleció lamentablemente hace cuatro años, y me enseñó muchísmo. Otro fue “Tuti” Vega que hasta el día de hoy me da consejos.

En estos años tuviste la posibilidad de subirte en calidad de invitado a compartir escenario con otros
- Hace varios años, canté con Vale 4 en Jesús María y este año ellos vinieron y canté con ellos de nuevo en la Peña de María Bonita. El mes pasado, subí a cantar un par de veces con Sabroso, más que nada por la amistad con los músicos y con Lisandro.

Después de cantar con Sabroso ¿no pensaste en cambiarte de rubro?
-  A mí me pasa que disfruto cualquier género que cante. Siempre que subo a un escenario dejo todo y trato de pasarla bien cantando. Disfruto y trato de cantar cosas que siento y que me pasan. El cuarteto tiene mucho de eso. Hoy, habla de historia de amor, de desamor. No puedo decir que nunca lo haría porque uno nunca sabe. Si de da, podría ser.

¿Es tu objetivo vivir de la música?
- Mi objetivo está claro en la vida y es vivir como músico o como cantante, aunque a mí el género que más me llame sea el género melódico porque me permite cantar cosas que me pasan y acompañan lo que vivo.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.