Último momento
recent

Pequeños inspectores de la escuela Los Inmigrantes concientizaron a ciclistas y motociclistas

Alumnos de la escuela Los Inmigrantes continúan con su proyecto “Un peligro que no es pasajero” y se sumaron a la iniciativa del departamento de Tránsito caroyense de entregar bandoleras reflectivas a ciclistas y motociclistas sobre la calle 172 del barrio Malabrigo.


Durante la tarde del pasado miércoles, alumnos del turno tarde de la escuela Los Inmigrantes de Colonia Caroya salieron a la calle 172 para una actividad en conjunto con el Departamento de Tránsito de Colonia Caroya.
En compañía de inspectores municipales, entregaron un centenar de bandoleras reflectivas a los ciclistas y motociclistas que pasaban por allí, explicándoles el sentido de la entrega.
Roxana Vega, una ciclista que recibió su bandolera, señaló sus impresiones sobre la actividad: “Me parece perfecto.  La verdad es que uno no siempre tiene en cuenta que si sale por la noche a los demás se les dificulta la visualización. Es una excelente idea”.
Natalia, otra ciclista que se fue con su bandolera, añadió: “Los chicos saben más que no-sotros. Nunca había usado ningún elemento reflectivo y ahora lo voy a usar. Otras escuelas tendrían que imitar este ejemplo”.
Una de las alumnas de 3º B del colegio, María de los Ángeles Coronel Vargas, narró como marcha la experiencia de pequeños inspectores en el colegio: “Cuando van chicos en el coletivo, tenés que ayudar a que los chicos se ordenen, que hagan fila, y que tengan cuidado con el tránsito, que no se crucen a la calle, que se porten bien, y que no se empujen”.
Jade Kimberley Hernández, otra alumna de 3º, añadió: “Los que usan el chaleco tienen que portarse bien y ordenar cómo se forman los compañeros. Y los compañeros les tienen que hacer caso. No tiene que gritar, tiene que hablar. A mí me eligieron una semana para ser pequeño inspector y me hicieron caso más o menos. Fue una linda experiencia”.
 María Zapata, una de las docentes involucradas en el proyecto, fue la encargada de explicar los alcances del proyecto: “Tenemos 60 alumnos que hacen uso del boleto educativo y no tenemos una valla de contención que nos permita darles mayor seguridad mientras esperan el colectivo. También pedimos chalecos para poder llevar adelante lo de Pequeños Inspectores que está funcionando bastante bien porque se organizaron entre los chicos y respetan las pautas que ellos mismos fijaron”.
Zapata señaló que hubo accidentes, aunque todavía sin gravedad, y que los chicos no cuentan con veredas bien demarcadas para poder caminar sin tener que bajar a la calle.
Finalmente, Miguel Salva, inspector municipal, recordó que la entrega de bandoleras reflectivas tuvo lugar hace unos años y se está reanudando la entrega dentro del marco de un programa de seguridad vial. La entrega se les hace a ciclistas y motociclistas para que la usen durante los horarios en los que no hay luz.
La intención es continuar el recorrido en la mayoría de las escuelas, como señaló Salva: “Estimamos que va a dar un buen resultado y que la gente va a tomar un poco más de conciencia para evitar accidentes”.
2012 parece haber sido para muchas escuelas de la zona el año para reflexionar sobre la problemática vial cada vez más compleja. Pero también para encarar acciones como la que hace la escuela Los Inmigrantes.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.