Último momento
recent

Condenados a elegir

Foto: La Voz del Interior
Lo que está en juego es la posibilidad de ampliar los márgenes de la democracia y formalizar el ingreso a la vida política de miles y miles de jóvenes que, en gran medida, vienen ya participando.

Por: Patricia Acevedo (Directora de la Escuela de Trabajo Social de la UNC, vecina de Colonia Caroya).

En la Argentina, un proyecto oficial para conceder derecho a votar a las personas que hayan cumplido 16 años nos coloca nuevamente en la condena a la elección.
Parece que, en los últimos tiempos, nuestra sociedad está condenada a elegir entre seguir sosteniendo los discursos que hablan de los homosexuales como enfermos y la aceptación del matrimonio igualitario y la posibilidad de adopción en familias del mismo sexo; entre la hipocresía o la identidad de género por autoadscripción; entre las miles de muertes por abortos mal realizados o la despenalización del aborto; entre un puñado de pocos medios de comunicación, en manos de un puñado aun más pequeño de multimedios, o la multiplicidad de radios y canales comunitarios.
En este marco se incluye el debate por la posibilidad de permitir que los jóvenes de 16 años puedan votar. Lo que está en juego es la posibilidad de ampliar los márgenes de la democracia y formalizar el ingreso a la vida política de miles y miles de jóvenes que, en gran medida, vienen ya participando, instalando temas y debates, asustando con sus argumentos, conmoviendo con sus consignas.
¿Quiénes son los que encabezan las marchas de organismos de Derechos Humanos? ¿Quiénes fueron en nuestro país, y aún lo son en Chile, los que ponen en jaque un modelo de educación bancaria, mercantilizada? ¿Quiénes son los que encabezan acciones en contra del Código de Faltas, los que llevan la delantera en las marchas de la gorra, los que impulsaron en el Colegio Manuel Belgrano la eliminación del cupo? ¿Quiénes son los que reivindican el medio ambiente y trabajan codo a codo con el Movimiento Campesino de Córdoba y con las madres de barrio Ituzaingó? ¿Quién o quiénes son esas multitudes bullangueras que pintan murales contra la minería a cielo abierto?
Son jóvenes los que ocupan el espacio público, los que, al igual que en otros países (Egipto, Chile y Francia, por poner sólo algunos ejemplos recientes) y al igual que en otros tiempos (era joven San Martín cuando peleaba, era joven Alfonsín cuando se afilió al Partido Radical y ni qué decir del joven gabinete que acompañó a Héctor Cámpora) se atreven a ir por más.
Quienes trabajamos e indagamos la temática de la participación juvenil, no podemos estar ausentes en estos debates. Nuestras investigaciones demuestran que la participación y la democracia sólo se abonan con más participación y más democracia.
Los resultados de diversos estudios señalan que las experiencias de participación sociopolítica desde temprana edad contribuyen a formar ciudadanos más plenos y menos dependientes en sus elecciones.
Los jóvenes a los que hemos entrevistado responden que la democracia es el mejor sistema de gobierno, y su cuestionamiento no es hacia el sistema y sus instituciones, sino hacia algunos modos de hacer política.
Gran parte de los jóvenes que participan en diversas organizaciones sociales y políticas reconocen la influencia de la familia en sus inclinaciones y motivaciones para la participación; muchos de los jóvenes iniciaron sus procesos de participación entre los 12 y 16 años.
¿Por qué tanto temor? ¿Será que, acaso, como dice Joan Manuel Serrat, se nos llenó de pobres el recibidor? ¿O, como entona León Gieco, ahora son todos enfermitos, ahora son todos drogadictos? ¿Cuántos de estos pensamientos se esconden tras los ridículos y arcaicos planteos de quienes se oponen a ampliar los márgenes de la participación política de los jóvenes?
Hasta la fecha, gran parte de los argumentos en contra de esta posibilidad se sostiene desde argumentos adultocéntricos, que desvalorizan la capacidad de racionalidad política y autonomía de los jóvenes de 16 años.

Fuente: sección opinión, La Voz del Interior, 04/09/2012

Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.