Último momento
recent

El 25 de mayo volvió a su histórico lugar en el centro


Como hace 50 años, el tradicional desfile cívico-militar por un aniversario de la revolución de mayo se trasladó a las inmediaciones de la plaza San Martín de Jesús María.

Ni siquiera la amenaza de lluvia privó a los vecinos de la región de participar masivamente del aniversario 
202 de la gesta de mayo en su nueva locación sobre la calle Córdoba donde el ancho de la calzada permitió que la gente se dispusiera con mayor comodidad y que disfrutara del paso de las 104 instituciones que dijeron presentes durante el desfile.
El viernes, con inusitada puntualidad, comenzó la ceremonia del primer 25 de mayo que le tocó presidir al intendente de la ciudad, Gabriel Frizza. Los discursos fueron atravesados por una línea de pensamiento en la que se apuntó a la necesidad de acuerdos comunitarios y comprometidos por parte de la totalidad de los argentinos.
El puntapié, después de la bendición del párroco Julio Aguirre, comenzó con las palabras del alumno Marcos Taborda, de 5º año del IPEM 69.
“202 años después seguimos conmemorando aquellos hechos tan importantes para nuestra historia, historia que -sin dudas- no será perfecta, que estará llena de fracasos y equivocaciones, lágrimas y desilusiones, pero también de triunfos, de glorias. Por dolorosos que fuesen las batallas y los enfrentamientos, no deben quedar en el olvido como así tampoco aquellos que las lideraron; todos merecedores de reconocimiento y gratitud porque son ellos los que forjaron nuestro destino como país”, señaló Taborda en su tramo de su discurso para poner énfasis más adelante en la responsabilidad de los jóvenes: “los adolescentes muchas veces hacemos oídos sordos y creemos que estamos libres de responsabilidades, pero es nuestro deber ser buenos estudiantes, es decir, participar, preocuparnos por el otro, conocer más sobre la historia de nuestra patria porque la única forma de ser libres es a través del conocimiento. . Hagamos valer nuestros derechos que tanto les costó conseguir a los padres de la patria”.
Después de Marcos Taborda, hizo uso de la palabra el director de la escuela Capitán de Fragata Pedro Giachino, Daniel Paredes, quien eligió salirse de la clásica glosa/efeméride/escolar para pronunciar unas valiosas palabras en las que puso el acento en los valores personales de los hombres de mayo.
“Cuando un pueblo -comenzó diciendo Paredes- toma la iniciativa de encarar un proyecto que implicará desafíos y cambios, dos ingredientes se hacen indispensables: valor y decisión. Valor para llevar a cabo la empresa que transformará un modelo de vida y decisión para actuar con firmeza en situaciones extremas. Para los criollos, esa situación extrema se produjo en mayo de 1810 cuando llegaron las primeras noticias a Buenos Aires de que el Rey Fernando VII había sido encarcelado por Napoleón y que la Junta de Sevilla se había disuelto”. Y añadió: “Criollos y españoles se unieron entonces para formar un gobierno de emergencia, pero los criollos ya tenían en sus corazones el germen del espíritu independiente y democrático que alcanzaría su punto máximo en el cabildo abierto del 22 de mayo. Es a partir de ese momento que el país se plantea dejar de ser colonia para pasar a ser nación bajo la guía de ilustres figuras con grandes cualidades como, por ejemplo, el valor y las condiciones militares de Cornelio Saavedra, la pasión democrática de Moreno, la decisión de Juan José Paso, la valentía y la inteligencia de Manuel Belgrano, la sabiduría de Castelli, la consagración de Alberti, la vocación republicana de Azcuénaga, y la generosidad de Matheu y Larrea”.
Paredes también le destinó un párrafo a nuestra responsabilidad actual: “. Reivindiquemos hoy y siempre las acciones de nuestros ilustres antepasados para construir un país mejor, unidos y encaminados hacia un futuro próspero para todos sus habitantes. ¡Viva la Patria!”.
Antes del desfile propiamente dicho y en su calidad de anfitrión dirigió unas palabras el intendente Gabriel Frizza.
“Es importante recordar que la participación y el coraje de los patriotas que se reunían en secreto hicieron posible este camino hacia nuestra independencia. Esos valores fueron los que llevaron a creer que era posible construir un futuro mejor, un mañana con libertad, con justicia, con autonomía, con integración, con igualdad. La revolución de mayo representa para todos nosotros parte de las esperanzas, de las convicciones de quienes seguimos creyendo, soñando, luchando por una nación equitativa, solidaria, integrada y democrática. Éste es un día donde se reafirma la idea de un país que incorpora como pilar fundamental la libertad. Tenemos que reflexionar, entonces, qué significa esa libertad para todos nosotros”, destacó el jefe comunal.
Y pasó a enumerar aspectos que hacen al concepto de libertad: “Significa gozar de derechos y también de obligaciones. De derecho a la preservación de la vida, a un trabajo digno, a poder elegir, a una vivienda confortable, a la educación, a la salud, a la expresión, de nuestros niños y niñas, de nuestros mayores. Ésa es la libertad que queremos seguir construyendo y conseguir definitivamente. Solo respetando los derechos esta Argentina puede tener la posibilidad si respetamos ese derecho de seguir soñando con un futuro mejor porque, más allá de todo lo que hemos avanzado en estos 202 años que tenemos como nación, mucho de los ideales de aquellos revolucionarios aún no han sido alcanzados. Por eso, a esta celebración queremos sumarle también una reflexión de cómo construir esta patria, sobre el país que queremos”.
En los párrafos finales, Frizza reiteró la necesidad de que cada vecino ejerza el derecho de ser ciudadano y que se comprometa con responsabilidad desde el lugar que le toca ocupar.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.