Último momento
recent

La cisterna del gran bonete y el papelón

Una obra en la que se erogó más de un millón de pesos y que no se puede usar porque tiene defectos constructivos que impiden utilizarla.

Es la primera vez en mucho tiempo que a un tema polémico lo instalan los medios de comunicación sin mediar denuncia ni palabras de la oposición. Así, después de largo silencio oficial, el tema de la construcción de la cisterna con capacidad de almacenamiento de dos millones de litros de agua en el oeste de Jesús María y que no puede usarse porque tiene fallas constructivas sale a luz pública con total virulencia. Fue tema del diario El Despertador y de Radio Jesús María.
Y como en el juego del Gran Bonete, las preguntas sobre los responsables fueron el tablero sobre el que se fue desarrollando la semana informativa.
- ¿Yo, señor?
- Sí, señor.
- No, señor.
- Pues, entonces ¿quién lo hizo?
Los testimonios de Marcelino Gatica y de José María Brusasca - la obra data de 2009- no hicieron más que sembrar dudas en lugar de despejarlas, en las entrevistas que le formularon los colegas de esos medios de comunicación.
Que hubo controles, que no los hubo, que la empresa es la única responsable, que el municipio puede accionar legalmente, que hay un informe técnico elaborado por la Universidad Nacional de Córdoba, que el municipio nunca firmó la recepción de la obra, que ¡¡¡no se podía verificar la calidad de la obra hasta que no se hiciera la prueba hidráulica!!!, que se erogó cerca del 90 por ciento del valor de la obra que en parte financiaba el ENOHSA, que terminó costando casi el doble de lo que se presupuestó originalmente, y un largo etcétera dejaron flotando la impresión de que persiste una severa incapacidad de autocrítica por parte de funcionarios que gobernaron la ciudad durante la última década.
No se trata del despilfarro de un millón de pesos en una obra sino del ocultamiento que hubo durante mucho tiempo y del intento por “vender” una cosa distinta a lo que ocurrió.
Por caso, antes de irse, Marcelino Gatica inauguró un micrositio en la página web municipal en la que repasa sus ocho años de gestión. Aunque ya no hay enlace desde la página todavía está colgado en la dirección www.jesusmaria.gov.ar/ gestiongatica/ (al menos estaba hasta el cierre de esta edición). Allí, en el apartado Sustentabilidad y en la pestaña “Agua y Cloacas” dice textualmente: “Construimos la segunda planta de captación y una nueva cisterna de dos millones de litros de capacidad que permite independizar el servicio para el sector oeste y funcionar como una cisterna alternativa a la ubicada en la Planta de distribución”.
Es una grosera falta a la verdad decir que permite independizar el servicio para el sector oeste cuando la cisterna no está en funcionamiento. Ni siquiera se sabe si algún día estará en funcionamiento.
Fuentes bien informadas señalaron a este semanario que el presupuesto que originalmente se asignó para la licitación estaba muy por debajo del valor que la mencionada obra tenía en el mercado privado. Esa misma fuente manifestó que la falla estructural que tiene la cisterna podría provenir de un error de cálculo sobre el impacto que le produciría el almacenamiento de dos millones de litros de agua. Ese error podría haber derivado en un incorrecto diseño de estructura y de los materiales que deberían haberse utilizado durante la construcción.
Lo curioso es que el municipio, sin saber si la cisterna iba a funcionar, realizó el tendido de la obra de refuerzo hacia barrio Los Nogales en 2009. Es decir, enterró cañería que tampoco se podrían utilizar hasta tanto la cisterna funcione.
Las dudas que persisten versan sobre la imposibilidad de reparar algo que estructuralmente está mal construido. Si no fuere así, el trabajo debería demolerse y volverse a construir, algo que el municipio debiera exigirle a la empresa constructora a través de la Justicia. Por el momento, se extendió una carta documento en la que se le impone esa reparación, pero el tiempo del litigio parece recién haber comenzado.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.