En foco
Pin It

Widgets

El rico y el pobre

Tal vez te interese


 Por: Javier Bonini (Vecino de Jesús María).

“El rico y el pobre son dos personas: el soldado defiende a los dos, el ciudadano paga por los tres, el trabajador suda por los cuatro, el vago come por los cinco, el usurero desnuda a los seis, el abogado enreda a los siete, el cantinero envenena a los ocho, el confesor condena a los nueve, el médico mata a los diez, el sepulturero entierra a los once y el diablo carga  con los doce”.
Poema de Rabindranath Tagore, filósofo y escritor Indio. 1861-1941

En definitiva, el rico y el pobre necesitan agua para vivir. Entre estos dos actores hay un montón de variantes en el buen y mal uso del recurso tan escaso y de tan difícil renovación. Un alto porcentaje tenemos pileta de material en nuestra casa, con un sofisticado método de limpieza y purificado, o la asistencia semanal del personal idóneo en el tema y compramos por temporada agua cruda en camiones para el primer llenado o recambio del agua.
Por otro lado, algunos llenamos la pileta con agua de la red (potable) de paso ya viene con el primer tratamiento de cloro a cargo de todos los contribuyentes y de vez en cuando barremos el fondo y tiramos el agua a las plantas o a las cloacas, total con esto de que estamos  conectados a la red no hay peligro de que se llene el pozo negro, y de  vuelta a llenar con agua de la canilla que todos los contribuyentes ponemos para el cloro, con el temor de que nos empiecen a medir el agua, porque las casas nuevas ya tienen medidor.
Después los que no llegamos a la pileta y compramos la Pelopincho que la llenamos con el agua de la red con las mismas características de los anteriores, en el mejor de los casos barrremos el fondo y cloramos y en la generalidad cada tres días el agua se pone verde y la tiramos a las plantas o al patio si tenemos pozo negro o a las cloacas  si estamos  conectados.  Son miles los litros que tiramos y en el peor de los momentos de la crisis hídrica. Si no heredamos o compramos la Pololín, simplemente nos bañamos con la manguera en el patio, total al agua no la miden.
En definitiva, si no te miden el agua y estás conectado a las cloacas podes gastar todo lo que se te cante.
Los más pitucos tenemos un sistema de aspersores automáticos con temporizador y pastos mezclados en el patio que lo hacen verde tanto en verano como en invierno, siempre que le des agua.
Algunos más obsesivos tenemos plantas de todo tipo y sobre todo exóticas que le metemos agua hasta conseguir nuestro jardín botánico en casa.
Los menos pudientes regamos con el sapito que los venden de quinientos tipos distintos y sino regamos simplemente haciendo pico con la manguera o con el olvido de la manguera abierta toda la noche.
Con menos poder adquisitivo nos sentamos por la tardecita en una silla a la altura de la línea municipal y haciendo pico con la manguera e imaginándonos las aguas danzantes del Buen Pastor regamos la calle, la mitad nuestra y si nos da la presión la mitad del vecino del frente, total esperamos que no aparezca el 147 del inspector que es bastante improbable porque ellos saben que en mi barrio somos pesaditos. Sigue la mujer que tiene las dos macetas al frente  y la vio el  inspector con la manguera en la vereda y se hizo acreedora del multón de su vida.
Culpa de la manguera que está prohibida, pero este año tuvo récord de venta por metro en el comercio al igual que los sapitos (tendría que estar prohibida la venta de manguera de media entonces).
Otros genéticamente somos horticultores frustrados y armamos las huertas orgánicas para que no nos  envenenen con químicos los quinteros bolivianos, entonces le metemos agua potable a nuestro cultivo con el suficiente cloro como para que le cueste venir al vegetal.
Los ricos con casa nueva tenemos medidor y nos están midiendo el agua o lo están por hacer pronto y estamos beneficiados por tener la instalación nueva y grifería de mejor calidad, así que podríamos gastar un poco más de agua, total la podemos pagar.

Esas benditas pérdidas
Otros en cambio queremos tener un poco más de comodidades en casa y analizamos lo caro que es el plomero entonces vamos donde venden sanitarios y le decimos al empleado: “mostro quiero instalar un inodoro”.  - ¡Cómo no! Tengo esta segunda marca, este inodoro, mochila, este niple lo pones acá, esta goma acá y el traste acá.
… y yo que era bueno con los rasting me puse y lo instalé, así pierde ese depósito y como no estoy conectado a las cloacas chau...
En cuántas casas, clubes, instituciones, escuelas, o playas de estacionamientos hemos visto pérdidas de agua por malas instalaciones. Esos mingitorios de chorros continuos y hasta la salivadera del dentista largando agua con la escusa de limpiar.
Cuantas veces prendí el jacuzzi o me metí en la bañera llena para darme el baño diario, cuantas veces escuché en mi casa ¡te bañaste y me dejaste sin agua! O sea que se gastó más de 80 litros de agua potable para sanear su cuerpo y también el reclamo de: aflojale a la ducha eléctrica que se salta la térmica, otra vez pusiste el lavarropas por un calzoncillo y una camiseta. Cuando ahorramos un pesito llevamos el auto al lavadero para que lo dejen lindo y perfumado, gracias por lo general al agua potable, otro lo llevamos al lavadero por tiempo y si no tenemos una moneda lo pasamos al patio y le metemos al agua potable y de paso carnavaleamos con los chicos.
Estas son algunas de las  cientos de situaciones de mal uso del agua potable que ocurren entre ricos y pobres, que comparten un mismo origen del agua cruda, luego potabilizada, lo vemos todos los días y nos echamos la culpa  entre noso-tros cuando tendríamos que ver cada uno de mejorar la actitud.
Esto es lo que vemos todos los días, lo que no  vemos es de dónde no viene esa agua cruda, tenemos presunciones, dudas y nos hacemos preguntas ya que en todos es “voz pópuli” que el problema con los años va a ser el agua. Algunos municipios se ponen apocalípticos para tener menos gasto de: captar,  potabilizar, bombear agua y por el costo de obra, pero vemos por otro lado la cantidad de agua cruda que se usa para regar las calles, camiones que proveen agua a localidades vecinas, innumerables pozo de agua para la industria y el campo, un emblemático ejemplo es el que se encuentra a pocos kilómetros al noreste de la ciudad, una treintena  de campos de muchas hectáreas con riego de aguas subterránea que se usa en el peor momento de la crisis hídrica.
La pregunta sería ¿esa agua subterránea se terminará? ¿Disminuirá su volumen? Quién la mide? ¿Quién controla su contaminación? ¿El volumen es una derivación del agua de infiltración de la cuenca alta?, son algunos de los interrogantes que tenemos.
Porque sabemos que la cuenca del Río Carnero que deriva del Río La Granja y San Cristóbal (Agua de Oro) es la que provee hace más de 70   años de agua al canal San Carlos, que a través de agua subterránea y algo de superficial llevan el líquido al lado Sur de Colonia Caroya, a través de una conducción obsoleta del agua a cielo abierto, por acequias que pasan por poblados donde es usada para baño de humanos, animales, lavado de vehículos, vertido de basura, químicos, etc., y sigue a cielo abierto para riego de quintas con el mal uso, desbordes, robo de tiempos, etc., que todos conocemos, en definitiva como se viene haciendo desde 1878.
Hay algunos más ricos que ponen el ojo justo en ese lugar, por lo general empresarios que seguramente se han acercado a algún muchacho del gobierno y que tienen técnicos especialistas en ambientes, que no tendrán problema en transformarse en herejes por unos billetes, tomando de rehén a pueblos que lloran por la falta de agua, prometen darle agua y de paso tener el líquido elemento en su propio emprendimiento inmobiliario, que transformarán en poco tiempo en un mega jardín botánico entre espinillos y molles de las sierras chicas, inclusive prometiendo hacer en su propio inmueble una perforación y ofreciendo bondadosamente el agua al pueblo sediento (recomiendo ver la película Rango).
Podríamos preguntarnos dón-de está el estado que prioriza la rápida inauguración del camino del Cuadrado, que nace en estas localidades ante la necesidad de solución de lo básico en saneamiento de esos pueblos pobres.
A casi 30 años de democracia ya nos  hemos puesto un poco suspicaces y la pregunta sería ¿Quién controlará el uso del recurso? ¿Quién lo medirá?¿Quién le cobrará la multa como a la  mujer de las dos macetas?

Proteger la cuenca alta
En la cuenca de nuestro río Jesús María tenemos un enjambre de extracciones de agua, entre superficiales y subterráneas que pueden abrir un sinnúmero de interrogantes.
Pozos particulares con bombeo, molinos de viento, el dique de afloramiento (agua para Vicente Agüero y riego de calles), el canal Huergo (acequias y consumo de Colonia Caroya), toma de agua de la vertiente y del río para acequias de Jesús María y Sinsacate, galerías filtrantes y bombas de extracción para agua potable de Jesús María, etc., es lo que vemos todos los días.
Lo que no vemos es que esta agua proviene de la cuenca alta, donde cada uno que puede va sacando, desde los históricos ricos de estancia para consumo y el ganado, hasta el pobre lugareño para su reducida hacienda.
Algunos con nuestros pequeños emprendimientos inmobiliarios serranos le sacamos agua a la cuenca con una pequeña bombita eléctrica y la usamos para consumo y embellecimiento de nuestro parque.
También está el  histórico Hotel de Ascochinga, con su parque siempre verde y esa cancha de golf de muchos hoyos a donde algunos vecinos allí concurrimos y pisamos ese verde colchón natural, y al lado el Polo Ascochinga con el mismo efecto cromático, todo dependiendo de la cuenca alta, que también es para consumo y riego de Ascochinga, La Granja, La Pampa,  localidades en emergencia, etc.
Esta temporada los más acomodados se quedaron sin agua, a tal punto que tuvieron que anular reservas en el Hotel de Ascochinga, ni  quiero pensar que le pasó a los más desacomodados. En realidad, los pobres fueron el Dique Las Ranitas y el Dique Carapé.
Siguen los emprendimientos con grandes gastos de agua para mantener parques y pronto countries, te preguntaste ¿cuán-ta agua gastará El Colibrí sobre la cuenca del Río Santa Catalina, que será agua subterránea para Jesús María, en mantener su espectacular cancha de polo y lujoso hotel internacional?. Sobre esta cuenca, hay una innumerable cantidad de emprendimientos inmobiliarios relacionados con el turismo que también requieren de grandes espacios verdes de las históricas estancias a costa de agua.
Siguen los ricos en la cuenca del río Ascochinga, futura agua subterránea de Jesús María, con la histórica toma de agua de la Estancia La Paz aguas abajo del puente Ascochinga donde esta temporada de crisis hídrica llenaron de  bolsas con arena para derivar el 80 % del agua a su Estancia, dejando el río seco como habrás visto durante varios meses en el Puente de los Dos Ríos. En esta Estancia por donde pasó nuestro ex presidente para muchos querido y para muchos temido Julio Argentino Roca, tienen que mantener un Hotel de categoría, un tajamar donde podes navegar con pequeñas embarcaciones, un parque con cinco tipos distintos de pasto, plantas exóticas, una hermosa cancha de polo y para redondear el nuevo emprendimiento, una de las canchas de golf más grandes de Sudamérica y un barrio privado aparentemente detrás de los toboganes.
Querido vecino, ya podés ver los primeros movimientos de tierra, no te nace el interrogatorio de preguntar ¿quién autoriza una obra de tal magnitud?, ¿de dónde van a sacar el recurso hídrico para hacer y mantener este emprendimiento ya que por lo visto la cuenca está bastante saqueada? ¿Le cobrarán el agua como a los pobres vecinos o se harán acreedores de una multa como la señora de las macetas?
Jesús María entonces con el tiempo tendrá que hacer nuevas obras de captación a cargo del contribuyente local. Para subsidiar a personas que figuran en los discursos demagógicos como que no pueden pagar el agua, ésa me la (agua-nto) pero ya tener que subsidiar a los golfistas acrecentó mi iracundia, por no dar otros términos.
¿Por qué no reaccionamos antes de que se concreten las cosas? ¿Somos miopes? ¿Desinteresados? ¿Miedosos? O acaso nos sentimos cómplices por identificarnos con algunas de las situaciones que se describen en las primeras líneas. Un amigo me dijo: “no te calientes, mientras llueva la Argentina va a ir zafando”.
Esperemos que esto de La Paz no nos traiga la guerra. El rico y el pobre son dos personas ….


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

2 Comentarios :

  1. Qué buen artículo, con lenguaje directo y esclarecedor, felicitaciones al autor! Y me hizo recordar a las bellas coplas de Manrique : " nuestra vida son los ríos, que van a dar en la mar,que es el morir.."
    http://users.ipfw.edu/jehle/poesia/coplaspo.htm

    ResponderEliminar
  2. En un comentario que hizo el nuevo intendente Frizza, sobre el agua comenté que debe ser política de ESTADO,y de nosotros los ciudadanos que pensamos como vos, exelente nota, me sumo al interés por el cuidado del agua. Cuenten conmigo para accionar.

    ResponderEliminar

Contacto

Contacto

Anuario 2016

Alojamiento en Jesús María

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com