En foco
Pin It

Widgets

Casablanca - Rick

Tal vez te interese

La inmortal película que protagonizaron en los ‘40 Ingmar Bergman y Humphrey Bogart sigue teniendo su magnetismo y ofrece lecturas sobre valores humanos universales.

Por: Juan Manuel García Escalada (Psicólogo Social y Docente).

Mi amiga Gabriela había escuchado nombrar a la película Casablanca.
“ Llévate el dvd…”, le dije. Me aceptó y, cuando la volví a encontrar, estaba fascinada con esta película del año 1942.
“Quiero volver a verla”… y agregó: “Es para sentarse a charlar”.
Le contesté que me parecía bien, y que se tomara el tiempo de volver a verla.
Por mi parte, he llegado a tenerla en mi videoteca personal. ¿Qué hace que este film realizado sobre la marcha, sin saber cómo sería el final, haya transitado el tiempo social y cultural para transformarse en un “mito” en la historia de las películas?
Casablanca es un compendio de clichés o tips (expresión actual) de estereotipos cotidianos, pero que se ubican dentro de un contexto de amor, misterio, aventura, deseos, libertad y anhelos, donde el “sueño” americano,  la esperanza europea y la milenaria África se conjugan en un lugar: Marruecos.
En ese lugar-espacio donde está el “Americain Rick’s”, hombres y mujeres juegan a esperar, a esperar, a esperar, con certezas y esperanzas, hacia un prometido mundo de libertad.
Hombres que juegan y beben. Mujeres anhelantes y seductoras. Especuladores y aventureros. Pero todos  con el común denominador de la espera hacia la prometida libertad a través de un vuelo que lleva a  Portugal, puerta para América, la soñada.
 Humprey Bogart, es Rick, un personaje frío, distante, con un pasado de contradicciones (no comprometido), pero leal a la hora de la lucha por la libertad.  El capitán francés Renaud (Claude Rains) dirá: “Rick es el tipo de hombre que si yo fuese mujer me enamoraría de él”. Ilse (Ingrid Bergman) lo sabe, y en su interior se relame de placer, pero no lo puede expresar a ese militar de modales advenedizos.
Ilse llega a Marruecos con Victor (Paul  Henreid), su esposo. Ella volverá a encontrarse con Rick, los une la canción que el negro Dooley Wilson cantará: Según pasan los años. Es la pasión vivida.
Ilse admira a su esposo Victor, luchador por la libertad, pero está enamorada y ama a Rick.
La falta a la “cita final” no lo entiende Rick. Ella desparece de esa Francia que llega a ser ocupada por las tropas alemanas en la segunda guerra mundial. Faltó a la cita y él tuvo que irse de allí sin ella.
Rick siente amor, odio, deseo. La sigue amando. Se siguen amando. Se han vuelto a encontrar nuevamente. El destino los ha puesto frente a frente, inesperadamente (como para cerrar las dudas).
Los dos hombres se encuentran. Se miden, se escudriñan y curiosamente, sutilmente, se admiran uno a otro. Cederían su lugar por ella, Ilse.
Pero Rick tiene las llaves (pasaportes). ¿Cómo las utilizará? ¿Qué hará Rick con Victor e Ilse?  Punto aquí.
Casablanca seguirá siendo la película que atraerá a futuros espectadores porque conjuga los estereotipos fundamentales de las emociones humanas. El deseo, lo posible y lo imposible, la certeza e incertezas del sentimiento llamado amor. El sacrificio. El sexo y el no sexo, deseado y sublimado en aras de un bien que dignifique, (la esposa joven que se ofrece y que Rick no acepta, pero la ayuda).
El poder de la libertad frente al atropello alemán. La Marsellesa (liberté, igualité, fraternité) que unifica las voces sin distinción de ideas y razas frente al enemigo en común.
El local de Rick, es un oasis en peligro de secarse. Y allí, en ese lugar, Casablanca, tiene un muestrario de ofertas y demandas que fueron unidas con un hilo de estereotipos, ensamblados con un modelaje que hace que sobre la marcha y sobre la improvisación el director haya construido un film con el tremendo misterio de resistir el tiempo y seguir encantando.


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Alojamiento en Jesús María

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com