En foco
Pin It

Widgets

Las mujeres contaminan menos que los hombres

Tal vez te interese

La mujer contamina menos que el hombre, y sus actividades tienen un menor impacto sobre el deterioro del medio ambiente y del clima, según coinciden diversos estudios recientes.

Diferentes investigaciones ponen de manifiesto que las pautas y el comportamiento masculinos conducen a unas mayores emisiones de gases de efecto invernadero.
El hombre europeo deja más huella ecológica sobre el planeta que la mujer, sobre todo porque utiliza más el vehículo privado, hace más salidas fuera de casa (restaurantes, bebidas y tabaco) y come más carne, alimento asociado a un uso más intensivo de la energía.
El hombre consume entre un 6% y un 39% más energía que la mujer contando todas sus actividades, según un estudio que ha analizado los comportamientos de hombres y las mujeres sin pareja (singles) en cuatro países, Noruega, Suecia, Alemania y Grecia.
El consumo medio de energía de los hombres es superior al de las mujeres en los cuatro países, según el trabajo de Annika Carlsson-Kanyama y Riita Raty, quienes analizaron las pautas de consumo en diez categorías de actividades (haciendo cálculos de las emisiones deCO2 para el ciclo de vida de productos y servicios).
El estudio concluye que las diferencias en el uso de energía superan el desigual volumen de gastos entre hombres y mujeres, lo que indica que en algunos países hay un componente de género en el consumo de la energía, independientemente del gasto, agregan. Los hombres de Noruega gastan un 6% más de energía que la mujer; los de Alemania, un 8% más; en Suecia es un 22% superior, y en Grecia están incluso un 39% por encima.
La mayor diferencia en el uso de la energía se da sobre todo en el transporte. El comportamiento sobre el consumo de combustibles fósiles es muy diferente según el género. El hombre viaja más en vehículos privados mientras que el segundo capítulo que influye son sus salidas más frecuentes (restaurantes, alcohol y tabaco).
La mujer consume más energía por las compras derivada de la alimentación, la higiene, menaje del hogar y mobiliario y la salud. Sin embargo, los hombres consumen más carne, al menos en tres de estos países, en Alemania, Suecia y Noruega. El consumo de carne es un indicador importante del impacto ambiental, pues el 18% de las emisiones de CO2 proceden de la ganadería, según la FAO. Según el mismo estudio, las mujeres comen más frutas, legumbres y verdura en general.
El dato más relevante para los investigadores es la diferencia en el uso de energía en el transporte. En Alemania, los hombres emplean el 25% del consumo total de energía en el transporte, mientras que las mujeres sólo destinan a este fin el 18%. Los resultados son más espectaculares en Grecia; pues el hombre gasta el 23% de sus consumos en transporte y la mujer sólo un 7%. Los principales gastos vinculados al transporte se refieren a los derivados del coche privado, el combustible, las reparación o los recambios. La diferencia entre varones y mujeres es enorme. En términos absolutos, el hombre gasta entre un 70% y un 80% más energía en transporte en Alemania y Noruega, un 100% más en Suecia y un 350% más en Grecia.
Los singles, hombres o mujeres, consumen –según el mismo estudio– menos energía cuando no tienen hijos. Sin embargo, estas diferencias se estrechan cuando la mujer tiene un hijo a su cargo, porque entonces incrementa el consumo de energía en el transporte.
Otros datos que abonan la misma tesis se desprenden del cálculo de las emisiones totales de CO2. En Suecia han sido estimadas en 10,7 toneladas por persona y año para los varones singles y de 8,5 toneladas para las mujeres solas.
Algunas de las conclusiones de este estudio se ven avaladas por observaciones anteriores que analizaban las pautas sobre los desplazamientos de hombre y mujeres de diferentes edades y clases sociales. Así ya se puso de manifiesto que el hombre usa más energía para viajar, un hecho que ha sido atribuido a que la mujer efectúa trayectos más cortos. La mujer se muestra más inclinada al transporte público y a hacer viajes que sirven para ayudar a otras personas. Y cuando conduce lo hace recorriendo menos kilómetros que el hombre, según ya pusieron de manifiesto Carlsson y Kanyama.
De la misma manera, estudios anteriores ya indicaron igualmente que los hombres comen más carne y otros productos ricos en proteínas y consumen más bebidas procesadas y embotelladas, mientras que las mujeres comen más fruta, verduras y cereales. En las áreas rurales de EE.UU., las mujeres hacen mayor ingesta de frutas y vegetales que los hombres (excepto patatas), mientras que los hombres beben más bebidas embotelladas y engullen raciones de comida de tamaño superior. Las mujeres de las fuerzas armadas de Estados Unidos y los jóvenes adolescentes de Canadá registran niveles de alimentación vegetariana mayores que los hombres adultos.
Este nuevo estudio demuestra que muchos hábitos que generan CO2 se dan prioritariamente entre los hombres; y en el caso de la preeminencia del automóvil es algo que ya habíamos detectado.
Fuente: La Vanguardia.


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com