Último momento
recent

El Museo Jesuítico de Jesús María concreta sueños que se gestaron hace 20 años

Durante la celebración del Día Internacional de los Museos presentaron el nuevo folleto y guión que incluyen datos provenientes de investigaciones hechas por el personal.


La expresión del director del Museo Jesuítico Nacional, Nelso Lenarduzzi, era la de un hombre satisfecho, contento, exultante. No era para menos ya que, después de mucho batallar, de mucho insistir a través de notas, y de no bajar la guardia fue consiguiendo que la Estancia de Jesús María vaya teniendo mayor jerarquía.
Así, el Museo sumó en su momento especialistas en conservación como Fernando Marte, a María José González, quien fuera una de las artífices de la puesta en valor de la colección aborigen en la bodega del museo.
Y después vinieron María Belén Domínguez, Tomasa Heredia, Ana María Salgado, Andrea López Camino, y Sebastian Vecchio, entre muchos otros, cuyos aportes al crecimiento de la Estancia han sido de gran valía. Tan valiosos como los empeños de los y las guías, del personal de mantenimiento, del personal de seguridad, y de quienes llevan adelante la faz administrativa.
“A la institución la hacen personal. La calidad humana y sus condiciones son las que le dan calidad a la institución. Mal podemos decir que somos la institución y ella no nos va a dar lo que no tenemos. En este caso, pudimos comenzar a hacer investigaciones, restauraciones, y miles de cosas en distintas áreas gracias a que tenemos personal capacitado”, señaló Lenarduzzi respecto de las aseveraciones anteriores.
Pero para llegar a este presente, la Dirección tuvo que esperar dos décadas o más. “En algún momento llegamos a una situación en que no teníamos ni una hoja para hacer una copia de una nota, y teníamos que comprar una resma de papel de nuestro bolsillo”, ejemplificó el director.
Durante la celebración del Día Internacional de los Museo, la Estancia Local presentó su nuevo tríptico y su nuevo catálogo en los que incorporaron información sobre el edificio y sobre sus diferentes etapas de construcción, producto de investigaciones que respaldaran la información que se sabía pero no estaba documentada.
“Sabíamos todo y hasta lo decíamos pero no teníamos el documento. Hoy, tenemos el respaldo documental, sabemos quién lo dijo, cuándo lo dijo, y dónde está documentado. Tenemos las certezas de esas cosas que decíamos porque habían sido leídas por alguien y trasmitidas oralmente”, señaló Lenarduzzi.
Sin embargo, el director cree que hay una parte que el visitante jamás la verá y que le insume al personal del Museo un 90 por ciento y es la documentación de cada objeto de las diferentes colecciones que tiene el Museo. Cada objeto va a tener su legajo en el futuro en archivos ignífugos a un costo muy alto.
“Era un sueño de locos pensar que nos iban a proveer de eso y hoy es una realidad. Vamos a tener el mejor sistema de alarma y el más sofisticado”, continuó enumerando Lenarduzzi entre los cambios que se vienen.

Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.