Último momento
recent

Correo de Lectores

Si hablamos de inclusión social de niños con síndrome de Down parece que en Jesús Maria estamos muy lejos de la integración de las personas diferentes, lo cual nos pinta de cuerpo entero como sociedad...
Si bien ya es bastante difícil sortear obstáculos burocráticos de papeles y turnos peor es llegar y ver como se cierran una tras otra las puertas de esos templos otrora del saber tan desprestigiados y criticados en nuestra actualidad pero, por que es tan difícil aceptar al distinto?
Quizás las críticas a la educación tan generales y que desde los medios casi siempre se enfocan en los estudiantes que no estudian y rompen los edificios y toman escuelas porque sí, porque no quieren estudiar deba hacer una revisión de las actitudes por parte del cuerpo docente y administrativo de las escuelas.
Tengo un hermano de 16 años con el Síndrome que terminó el año pasado la escuela primaria con todo éxito, sin embargo y pese a haber sido reconocido por el intendente en un acto de alumnos destacados, conseguir un secundario no ha sido tarea fácil para mi madre que ha deambulado por las instituciones de Jesús Maria y zonas aledañas...
Un mar de excusas tuvo que surcar con esa sensación horrible que representa la discriminación, la segregación por parte de aquellos que justamente deberían propender a la inclusión, la tolerancia y la solidaridad desde la educación. ¿Qué es lo que sucede con las autoridades de las escuelas? Creo que cada uno sabe el rol que tiene en nuestra sociedad y el del maestro es, hoy por hoy, el más necesario e importante para formar personas con altos valores morales y éticos.
Pero -gracias a Dios hay un pero en la historia- existen personas que entienden perfectamente este juego social y se inscriben en la verdadera categoría de maestros, muchos de ellos están en el IPEM 272 Domingo Faustino Sarmiento donde las puertas estaban bien abiertas y los profesionales predispuestos a hacer su trabajo, no sólo enseñar contenidos sino también promulgar la igualdad.
El 22 de marzo, después de tanto andar Leo empezó el colegio y allí lo estaban esperando. ¿No sería genial que todos los chicos que difieren con el "común" de los alumnos tuvieran la misma posibilidad y las puertas abiertas? A cada uno lo que es suyo y a los chicos ¡¡¡el derecho de APRENDER!!!! Aprendan maestros que la enseñanza primero y principal, parte de sus acciones.

LUCIANA SECULINI

Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.