En foco
Pin It

Widgets

Administrar bien es el sustento esencial de una organización

Tal vez te interese

Las siguientes líneas son un somero repaso de lo que sería Administrar, vista como un método que permite en su buena aplicación, la subsistencia, el crecimiento y el desarrollo de cualquier tipo de Organización.

Por: Germán Amurri (Lic. en Administración, Contador Público, Auditor Interno ISO 9001:2000 y Profesor. Director de la consultora ABC + 1).


Después de algunas idas y vueltas me ha surgido la imperiosa necesidad de replantear los conceptos fundamentales que sustentan el accionar de la profesión que he abrazado con empeño y pasión.
En este sentido la ADMINISTRACION es una palabra tan compleja que para profundizar su conceptualización se debe desandar los caminos de la ciencia, la técnica y el arte. Hoy realizaré algunos planteamientos que fui madurando con el correr del tiempo, dejando para futuros artículos otros que encierra esta multifacética palabra.

Algunas reflexiones a la luz de la historia
Es complejo sentar un precedente concreto del origen de la Administración, que nos ayude a definirla, pero la misma está centrada en la satisfacción de las necesidades del hombre para su subsistencia. A su vez, dadas las características sociales que tiñen a la raza humana es que se fueron construyendo agrupaciones que permitían disminuir las inclemencias del agreste entorno que lo rodeaba, en pos de la supervivencia de sus integrantes.
Los siglos fueron pasando las necesidades se acomplejaron y las organizaciones humanas siguieron la misma suerte. En este sentido y a modo ejemplo se puede enmarcar la historia bíblica de moisés y jetró (Éxodo 18: 13-27), en donde se realizó una reorganización de la prestación justicia ante las controversias que se sucintaban en el antiguo pueblo hebreo.
Por otra parte, la sociedad siempre se ha planteado el problema existencial entre los recursos escasos y las necesidades ilimitadas, aspecto que se empezó a profundizar con la ciencia económica. Siendo el principio de la escasez (insuficiente cantidad de recursos) y el principio de la elección (que bienes y/o servicios son prioritarios producir) los que dan cuenta de un complejo dilema que se trasladó a una de las células sociales que nacían de manera incipientemente en el siglo XVIII, como son: Las Organizaciones Modernas.
Llegados los siglos XIX y XX, con sus innovaciones tecnológicas y sus cambios de paradigmas, generaron un rápido crecimiento de estas “Instituciones” humanas poniendo en jaque los  conocimientos hasta allí conocidos. Desde allí toma cuerpo una serie de normas, técnicas, conceptos y procesos sistemáticos que podemos llamar como Administración.

Concepto Actual de Administración
Es el proceso sistemático y racional a través del cual se pueden lograr ciertos fines, objetivos e ideas, con el uso eficiente de los recursos, permitiendo que quien lo ejecute de manera racional obtenga mayores posibilidades de subsistencia, crecimiento y desarrollo para la Organización o Persona que le dio el mandato; produciendo mayores beneficios a sus dueños, socios, asociados, integrantes, etc.; con la conveniente adaptación y minimización de los efectos negativos que pueden provenir del entorno donde está inserto el mencionado ente.


Análisis del Concepto
Este concepto tiene dos pilares fundamentales para cualquier tipo de Organización que es la eficiencia (buen uso de los recursos escasos), adjudicada por la ciencia económica;  como la eficacia (alcanzar ciertos fines, objetivos e ideas). Para cimentar estos pilares es necesario el uso de un proceso sistemático y racional (a conciencia) valiéndose de cuatro pasos fundamentales y ordenados: PLANEAR, ORGANIZAR, DIRIGIR y CONTROLAR.
En resumidas cuentas quien dentro de una Organización no realiza estos cuatro pasos de manera racional y sistemática, se puede decir que no ADMINISTRA y por lo tanto menores probabilidades de subsistencia, crecimiento y desarrollo posee dicho ente.
Todo accionar organizacional debe tener un norte claro, o sea un puerto en donde anclar el barco. Los fines, objetivos e ideas son los elementos que trazan este camino permitiendo concentrar  esfuerzos hacia su cometido, y permite que tales acciones sean plausibles de evaluación. A su vez estos fines y objetivos deben ser moralmente aceptados permitiendo que la organización cumpla un rol en la satisfacción de necesidades que posee una sociedad. De lo contrario sus productos y/o servicios no serían demandados demostrando así la inutilidad de su existencia.
La consecución del beneficio debe estar enmarcado en que este sea superior a los esfuerzos que implican obtenerlos, de lo contrario nada justificaría la exigencia realizada para tal cometido, haciendo que la actividad no tenga provecho social. Cabe aclarar que el sentido de beneficio se plantea en un sentido amplio, no únicamente en referencia a la “ganancia económica y/o financiera”, sino de cualquier otro tipo de satisfacción obtenida por la realización de una actividad.
Toda Organización, como cualquier ente vivo, tiende a perpetuarse en el tiempo, haciendo que su supervivencia esté en constante relación con la acción del entorno. El “sistema sociedad” y sus subsistemas (como el político, cultural, económico, tecnológico, etc.) es siempre plausible de monitoreo en pos de innovar y/o adaptarse ante los efectos que el mismo produce. Si la organización puede sobreponerse a el mismo, no tan solo sobrevivirá sino que crecerá (mayores integrantes, sucursales, productos, servicios, etc.) y consolidará tal incremento en un mayor beneficio para sus partes integrantes (desarrollo).
Si bien lo comentado puede ser muy teórico, es totalmente aplicable en el día a día las Organizaciones, ya que lo viven de una manera constante haciendo rendir lo más posible los recursos (tiempo, dinero, recursos humanos, maquinarias, materias primas, insumos, información, etc.), en pos de lograr un mayor beneficio, de una manera consciente o intuitiva (que es lo que se quiere cambiar).
En este sentido la intuición puede ayudar en un negocio, pero no debe ser su centro, pues no es parte de un proceso sistemático y racional como el planteado supra; siendo esto uno de los mayores “pecados” que minan la planificación y el control de algunas de las organizaciones de nuestra región.


Reflexión Final 
Si bien lo presentado no agota el tema, deja abierta la posibilidad de que durante el año podamos plantear un debate sobre estos temas, procurando generalizar tales planteos para que sean lo más representativos posibles de las realidades de nuestras organizaciones locales.
Otro objetivo que nos hemos trazado es que durante la lectura de los presentes artículos UD. tenga una idea más acabada de la Administración, procurando que recoja nuevos aportes para su consolidación en las Organizaciones en donde actúa.


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

2 Comentarios :

  1. Como reciente estudiante de la Tecnicatura en Administración, me sirve mucho y me parece muy interesante el artículo,ya que me ayuda a comprender aún mas el concepto de administración. Está muy bien explicado y es fácil de interpretar, para cualquier persona sea estudiante o no.

    ResponderEliminar
  2. me parece que el articulo esta muy claro para que lo comprenda culaquier persona que lea el diario, y la idea de seguir con este tema es muy buena asi las personas que no estudian algo relacionado con el tema puedan tener acceso a la informacion que les puede ser util en la vida cotidiana.

    ResponderEliminar

Contacto

Contacto

Alojamiento en Jesús María

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com