En foco
Pin It

Widgets

Oraciones cotidianas

Tal vez te interese

Por: Juan Manuel García Escalada (Docente, Psicólogo Social)

El viento del sur ha barrido el calor y la humedad y la ciudad se llenó de un cielo casi otoñal.
Es fin de semana y como de costumbre salgo del supermercado Roldán. Soy casi habitué. Una publicidad callejera “…sobre lo mejor…” me llevó de un pensamiento  a otro, y a otro, y sentí que en la vorágine de lo cotidiano que nos ha llevado “el mercado” tecnológico del: “ahora”, “ya”, “todo listo”, “no espere más” ; hemos olvidado una pequeña GRACIAS, que está escondida en cada uno de nosotros,  olvidada, y a veces distorsionada.
Una sociedad que ha confundido y transformado la “Esencia del vivir”, en simples artilugios engañosos y consumistas.
… Decidí entonces tomar un cortado largo junto con una medialuna. Pequeños placeres que al decir del griego Yannis Stavrakakis:”…es muy importante el papel del goce para entender la constitución de una identidad duradera”. Hemos recibido tanta carga sobre el consumir, en tiempo y velocidad, que todo se hizo impersonal y por ende se ha olvidado las “Gracias”. Tiene certeza Stavrakakis cuando vuelve a decir que: “Nadie puede enamorarse del Mercado”. Pero la inmensa mayoría se lo creyó.
Sin embargo lo más importante en la vida no es ganar, sino respirar. Sin respirar estás muerto.
Respirar y dar Gracias. Oraciones cotidianas, que cada ser humano las puede reforzar, si lo desea, con rezos de acuerdo a su religión.
Olvidamos las cadenas de ¡Gracias!: Quien amasa durante la noche para tener el pan caliente en el nuevo día. La atención de la cajera del supermercado. El dinero que se tiene para comprar la comida de todos los días (separando lo necesario, de lo banal y superfluo). Al aire que respiro y me da vida. El silencio que aprendo porque sin él no nos comunicamos.
 La vida es dar Gracias porque es un arte en el tiempo. Debería serlo sin duda. Educar es en verdad, educar para respirar bien y dar gracias.
 La matemática moderna/posmoderna, habla de todo y para todo, pero olvida explicar el número 1 (uno) y el número 0 (cero). El 0 (cero) es el vacío que nos contiene, que es forma a través de la energía e información; y que la forma es vacío que se contiene en un todo, representado en el 1 (uno), como la unidad de todo con todo en el universo. No es casual que el ser humano haga del número 10 la excelencia, es lo mejor, y es el todo contenido, y síntesis de lo universal. Por ello, sin esta comprensión no habría fractales, ni computación, ni realidades virtuales. No dar las Gracias cotidianas es tener miedo. Miedo e ignorancia de aceptar la interconectividad de todas las “cosas”.
La ciencia no es ciencia cuando niega lo desconocido y se pretende absoluta. Los descubrimientos que se manifiestan en nuestro mundo están basados en la actitud de ¡Gracias! a la interminable cadena de hechos que se necesitan para descubrir lo insondable de las leyes  del universo. Que es introspección de uno mismo.
No es una moda la actitud presente de búsqueda interior del hombre y la mujer. Se extraviaron. Y ciencia y religión y fe diversas, comienzan a buscar caminos de agradecimientos por el otro/a.
Los dioses egipcios hacían dos preguntas a quienes habían muerto: ¿Fuiste feliz? - ¿Hiciste feliz a alguien?
Cómo se podrá serlo si las Gracias no son parte de nuestra experiencia diaria, en nuestra comunicación cotidiana con todas aquellas personas que nos acerca la “existencia” por alguna razón?
Gracias por lo que fue, lo que es, y lo que no pudo ser, porque todo eso nos construye.
La niña pequeña desde la pantalla del televisor dice:”…Las personas felices no hacen daño…” sabidurías de la inocencia, que definen el agradecimiento por los importantes detalles que nos construyen desde las Gracias con el otro/otra.
Oraciones cotidianas. Que no son aforismos, ni agua bendita, ni dogmatismos de creencias religiosas o políticas. Sino ¡Gracias! Desde las esencias humanas que necesitan ser pronunciadas cada día.


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Anuario 2016

Alojamiento en Jesús María

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com