En foco
Pin It

Widgets

Preocupa a vecinos caroyenses el efecto de una obra de desagües pluviales

Tal vez te interese

Caroya, Vicente Agüero y Jesús María están de acuerdo en que tienen que hacer un desvío de aguas pluviales para evitar que se inunden vastos sectores de nuestra región, pero las obras preliminares generaron preocupación en los vecinos del sector.

Históricamente, parte del agua de lluvia viene tomando como curso natural para el escurrimiento a la calle La Cancha/ Paso de los Andes que son, además, las que dividen a Colonia Caroya de Jesús María. En época estival, corren verdaderos ríos por esas calles después de una lluvia importante y quedan hechas pedazos.
Para subsanar ese problema y evitar la costosa manutención del arreglo de calles, Jesús María inició una obra de entubamiento para encauzar esas aguas, hecho que ha provocado temor en los vecinos caroyenses del sector que temen que si el agua se dirige, el efecto de las inundaciones va a ser peor.
Esta semana, el ingeniero David Torre iba a presentarles a las autoridades locales un proyecto sobre cómo desviar hacia el río Jesús María el agua que se conduce por la zona sureste de la ciudad, en el límite con Caroya.
El presidente comunal de Colonia Vicente Agüero, Jorge Visintín, estuvo formulando peticiones a la familia propietaria de la Estancia La Florida para ver si les permiten pasar por  ese predio un canal que lleve el agua de escurrimiento pluvial hacia el río Jesús María.
Se trata de una obra costosa que no podrán financiarla los municipios locales solamente, pero que es necesaria para evitar el anegamiento pos lluvia, particularmente en Vicente Agüero.
En resumen, se entubaría el agua de lluvia y se la conduciría al río a través de un predio privado. Pero ésa es una parte del problema porque no está resuelto el conflicto mayor.

Un problema de envergadura
Del estudio de las cuencas de Jesús María, Sinsacate, y Río Pinto se desprende que son necesarios construir 90 microembalses para evitar que el agua de las sierras descienda ferozmente después de una lluvia.
El fenómeno del incremento brutal tiene que ver con los incendios forestales que padecieron las cuencas, con el desmonte, y con la transformación de zonas boscosas en zonas de producción agrícola.
La construcción de esos 90 microembalses demanda una inversión de 25 millones de pesos que no saldrá de las arcas municipales ni del bolsillo de los propietarios de las tierras donde hay que hacer los microembalses (aunque hay algunos productores que comprometieron poner parte de la inversión).
Ya se han hecho gestiones ante algunos organismos provinciales y nacionales pero no hubo, hasta el momento, confirmación sobre los montos que dispondrán para la realización de esas obras vitales sin las que, en el caso de la calle La Cancha/ Paso de los Andes, será i-nútil cualquier obra complementaria.

Cooperación necesaria pero formal
Si son tres las comunidades que se ven afectadas cuando llueve mucho, resulta lógico que se unan para la resolución del problema. Pero lo que resulta inexplicable es que no le hayan dado aunque sea un mínimo marco de formalidad con la firma de un convenio de cooperación recíproca y el palabrerío subsiguiente para dejar sentado que se está trabajando en conjunto.
En este caso, las autoridades  se han dado el visto bueno por teléfono y han generado angustia en un sector que desconoce la naturaleza del proyecto sobre el que están trabajando y creen que lo que se viene es el anegamiento de vastos sectores de la comunidad.
La situación sirvió para que la oposición caroyense solicite información al Departamento Ejecutivo y hasta solicite un pedido de interpelación.
De todos modos, no lograron que Jesús María detenga las obras dentro de su ejido y el municipio salió a brindar una contestación política antes que una explicación técnica sobre las obras a realizar.
El concejal Mario Rojas, por ejemplo, pidió información sobre las medidas que se previeron para resguardar la salud, la vida y los bienes de los ciudadanos caroyenses potencialmente expuestos a inundaciones por el incremento del volumen de agua que traerán por el vertido de los caños mencionados. Y también preguntó si existen estudios previos de impacto ambiental para autorizar o dejar instalar los desagües pluviales desde los barrios de la Ciudad de Jesús María hacia la calle La Cancha.
En idénticos términos se pronunciaron los concejales Miriam Clara y Gustavo Brandán , quienes presentaron ante el Concejo Deliberante un proyecto de resolución para requirir información sobre la obra sobre calle Paso de los Andes.


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

No hay comentarios :

Leave a Reply

Contacto

Contacto

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com