En foco
Pin It

Widgets

Los accidentes viales son el eje de una campaña para el norte cordobés

Tal vez te interese

Las comunidades que son atravesadas por la ruta nacional 60 se beneficiarán con una campaña de Educación Vial que durará hasta octubre de 2011 y que prevé diversas acciones.

La UTE integrada por Boetto y Butigliengo y Electroingeniería -encargada de la repavimentación y ensanche de la ruta 60 entre Deán Funes y Catamarca-  decidió erogar cerca de 200 mil pesos para acompañar las obras con una campaña de concientización vial que reduzca la siniestralidad sobre esta ruta que se viene cobrando cerca de una treintena de vidas por año.
Para ello, citó al especialista Horacio Botta Bernaus para que elabore el proyecto y lo coordine hasta octubre de 2011. Dentro de ese marco, recientemente se firmó un convenio entre los municipios de Deán Funes, Quilino, San José de las Salinas, Lucio V Mansilla, y también con Vialidad Nacional y con la UTE.
Entre las acciones a desarrollar, se encuentra la producción e instalación de carteles viales alusivos a la obra en ejecución y al programa de seguridad y educación vial, en distintos tramos de la ruta; el desarrollo de campañas destinadas a brindar consejos prácticos para la circulación en zonas de obras; la realización de diez “spots” publicitarios para radio; el dictado de ocho cursos taller de sensibilización sobre los factores de riesgos para personal de las empresas contratistas afectados a las obras de la Ruta 60 y actores comunitarios como inspectores de tránsito, bomberos, defensa civil, y servicios de emergencias de los municipios y comunas involucrados.
Una vez concluida esa etapa, se prevé para 2011 la instrumentación del programa “Escuela Segura” en los distintos establecimientos educativos ubicados en la zona de influencia de las obras; el dictado de “Curso de Capacitación para Inspectores de Tránsito”; la provisión de elementos vinculados al tránsito y la prevención de accidentes viales (chalecos reflectantes, conos, alcoholímetros, etc.); la instrumentación de un programa para el uso de elementos de seguridad en usuarios vulnerables, con la distribución de ojos de gato, brazaletes, espejos y cascos; conferencias abiertas para la comunidad, sobre prevención de accidentes de tránsito; y una campaña de publicidad “Uso Responsable de la Ruta 60”.

Obras sobre la ruta
En aquella zona, ya está trabajando Electroingeniería y Boetto Butilgliengo con la obra de repavimentación y ensanche. Paralelamente, la empresa Roggio viene haciendo idéntica tarea sobre la ruta 9 norte para pasar después al tramo de la 60 que está entre la ruta 9 y Deán Funes. En ambas obras, Vialidad Nacional destinó cerca de 450 millones de pesos, además de obras complementarias como, por ejemplo, la rotonda de acceso a Quilino, entre otras.
Los municipios y comunas del corredor de “la 60” y los usuarios venían quejándose del estado de la ruta desde hace más de una década y muchos de los accidentes que tuvieron lugar allí se debieron a defectos de la arteria como pozos, ondulaciones, y banquinas mal consolidadas. La campaña de educación vial viene a complementar las obras de infraestructura que se ejecutarán en la región hasta octubre de 2011, según estipulan los pliegos de adjudicación de obra.
Lo curioso es que no se haya propiciado una campaña de capacitación y concientización vial similar sobre la ruta 9 norte que, aunque está en mejores condiciones, no deja de ser una ruta peligrosa por el enorme flujo de tránsito que tiene y por las banquinas poco consolidadas. Ojalá que las autoridades de este corredor pidan replicar la experiencia por estos pagos.


Para Botta Bernaus, todavía falta instalar la problemática de la accidentalidad vial

El especialista en seguridad vial, Horacio Botta Bernaus, se puso al frente de la coordinación del programa de concientización y educación vial “La 60 en obras” para todo el corredor de la ruta nacional 60 con acciones de impacto.


Si uno se remite a las crónicas, las muertes por accidentes viales se suceden con una frecuencia alarmante y uno se pregunta ¿hasta cuándo?
- Primero, hay que tener en claro que el problema de la accidentalidad no se resuelve con medidas puntuales. Si la solución fuese tan sencilla, seguramente el mundo ya habría encontrado respuestas. Éste es un problema que nos exige hacer un cambio de percepción sobre lo que es el problema y entender que es un problema que ha venido para quedarse, que se ha instalado en una sociedad con una alta motorización en donde de los tres elementos que componen el fenómeno del tránsito -vehículo, vía, y factor humano- el factor humano es el que menos ha avanzado, menos se ha adaptado, y menos ha entendido esta problemática. Por eso, en lo personal, siento que la educación es el gran tema que nos va a permitir en un plazo razonable empezar a encontrar mejores respuestas a un problema muy complejo. Por ahí, se peca en creer que tomando unas medidas aisladas lo podemos resolver. Cada uno de los que usamos la vía pública tenemos una parte de la responsabilidad.

¿Qué pasa con la educación vial para el buen uso de estas vías que se están reparando con una inversión importante?
- Tal vez es lo más innovador que tiene el proyecto. ¿Cómo podíamos hacer uso de unos fondos que están destinados a seguridad vial y que no quedaran simplemente en publicidad general y que pudiéramos armar un programa. Implica aprovechar una obra que es importante que es poner la ruta 60 en las mejores condiciones técnicas posibles pero, por otro lado, que esto no quede simplemente en mejorar la infraesructura sino que pueda acercar un montón de cosas que tienen que ver con la mejora vial a quienes se sirven y usan con mayor frecuencia la ruta. Queremos que esta sea una obra distinta, que nos deje un mensaje para seguir avanzando y discutiendo sobre mejoras en la seguridad vial.

Somos un país que sigue transfiriendo la responsabilidad. La culpa es de la ruta, de los autos... siempre la culpa es de los otros
- Tenemos un dedo más largo que los otros, decía un profesor, porque siempre estamos señalando. En este proyecto, vamos a tratar de abordar sobre los tres elementos -ruta, personas, y vehículo- aunque en el último caso vamos a poner énfasis en que el vehículo tiene que estar en condiciones para circular. No hemos dejado a nadie afuera. Está el sector público, el privado, los responsables técnicos, y estamos los que desde hace muchos años estamos con esta misión. De por sí, es una buena noticia y ojalá que pueda plasmarse en resultados, aunque el resultado más importante que podemos plantear es que la gente instale el problema de la necesidad de involucrarse en el tema de la accidentalidad vial. Si logramos esto, mañana, pasado, en un año, los resultados llegan. No hay ningún país que haya cambiado realmente sus conductas, sus actitudes , sus costumbres sino es a través de un proceso educativo y eso necesita de un inicio, de un desarrollo, que se continúe, que haya permanencia. Estamos iniciando un camino que ojalá podamos continuar en el tiempo.

¿Hubo avances a lo largo de estos años?
- Tenemos que entender que la instalación de un problema necesita cada vez más la profesionalización en el mensaje, en el abordaje. Creemos que el problema de la accidentalidad se resuelve con algunas ideas brillantes. No. No hay un mensaje ni una grajea mágica. La seguridad vial necesita básicamente de mucho trabajo, mucho profesionalismo, y de mucha responsabilidad social que es lo que creo va a plasmar este proyecto.

Si hay alguien que maneja mal, ¿alguien extendió mal la licencia de conducir? ¿Hay una deuda del sector público que solo persigue fines recaudatorios?
- A veces ni siquiera es recaudatorio. A veces pasa a ser un trámite más del municipio como cualquier otro. El problema es que tenemos que instalar el problema para que se le de la magnitud que tiene y después, tarde o temprano, todos vamos a entrar en el cambio. Cuando uno entra a ver cuánto gastan los municipios en salud y en otros rubros, uno se da cuenta que si lográramos hacer bien las cosas en materia vial, lograríamos hasta ganar plata, aunque no sea el objetivo. Hay  gente que sí lo hace de mala fe pero la enorme mayoría lo hace porque no considera que esto sea un problema tan urgente como para instrumentar soluciones.

¿Qué plazo es razonable para revertir la siniestralidad?
- No hay una proyección precisa. Argentina puede lograr mejores estándares con la experiencia que ya tuvo el mundo.


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

1 Comentarios :

  1. hola el ale es el mejor intendente que nosotras las deanfunensas elejimos .no como otros que lo unico que isieron es robar lo poco que tenemos en dean funes ,,ustedes fijesen que el ale sienpre gana con los votos de nosotras las mujeres que lo amamos ,,siempre va a ser el mas grande ,,mario vazques ni alos tobillos le llega ,,sienpre va a ser el rey de as mujeres besos atodos ..al que le guste bien yal que no me da lo mismo .....

    ResponderEliminar

Contacto

Contacto

Alojamiento en Jesús María

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com