En foco
Pin It

Widgets

Arde Troya

Tal vez te interese

Una leyenda clásica reinterpretada en clave desopilante, como si Homero la hubiese tenido que escribir en pleno siglo 21 y con códigos actuales.

Por: Adrián Giorgio (Estudiante de Letras Modernas, UNC)

“Dame tiempo, no puedo contarlo todavía”, dijo y echó su dorada melena hacia atrás. El otro lo contemplaba hundido entre numerosos almohadones: era hermoso y lo amaba, sin embargo, ya estaba harto de sus pretextos. “Eso dijiste desde que nos mudamos acá. Hace ya diez años de esto. ¡Diez! Yo no puedo esperarte una eternidad, no puedo”, exclamó y volteó, dándole la espalda. El de los pies ligeros se reincorporó y se le arrimó. “Es imposible ahora –decía mientras acariciaba su hombro- Las cosas están complicadas. Pensá en los mirmidones”. El otro intentaba contener las lágrimas. “No son ellos. Es esa bruja lo que te preocupa. Te hipnotizó”, dijo y le quitó la mano de encima. Se dirigió a la salida de la tienda y echó un vistazo: el mar mecía suavemente las embarcaciones y los sueños de los hombres, sólo una fogata permanecía encendida. “Yo no te importo”, exclamó finalmente. Hacía tiempo que lo pensaba, aunque jamás se había animado a decirlo. “No seas extremista. Me importás muchísimo. Pero para vos es fácil decirlo. Lo blanqueamos y punto. En cambio para mí…”. Entonces el otro estalló. “¡Ah, es eso! Yo soy muy poca cosa para vos- estaba rabioso- Claro, el señor no puede quemarse así. Él es el gran hijo de Tetis y Peleo, el héroe de todos. Y yo… yo… escoria”, gritó y escupió sobre el glorioso escudo (¿labrado por Hefesto o comprado a los coreanos?). “Me cago en vos y tu fama”. El de los pies ligeros meneaba afligido la cabeza: la escena lo martirizaba. “Amor tibio el tuyo- proseguía el otro- Te importa más lo que puedan rumiar los sátiros de tus amigos, esa manga de borrachos, brutos y mujeriegos- su tono se volvía muy agudo por momentos- Encima tus viejos que se meten. Es tu vida che. Y lo lamento por Tetis, que es un amor conmigo, una diosa”. Aquiles se aproximó y quiso abrazarlo, pero él lo rechazó. “Salí, ahora no quieras arreglar las cosas. Andá, volvé con la putita de Briseida, toda la campaña se la pasó y vos todavía la defendés. Andá, andá. Si eso te hace feliz. Pero sabe una cosa, querido. Yo no soy un trapo sucio con el que te limpias el culo, un juguete. Ya te vas a dar cuenta. Ciao”, vociferó y se marchó iracundo.
Aquiles lo dejó irse. En ese estado, no tenía sentido que le hablase. Ya lo haría después, cuando los ánimos se hubiesen apaciguado. Se echó sobre los almohadones y pensó que todo se solucionaría por la mañana. Pero no fue así: al día siguiente, Patroclo robó la armadura de su amante y se inmoló ante Héctor.


Autor
Claudio Jose Minoldo

Blog de Interes, recomiendanos

1 Comentarios :

  1. Me encantó!me hizo reír el "Y lo lamento por Tetis, que es un amor conmigo, una diosa”.. Pero me quedé con ganas de más, creí que seguía, estaría bueno para una obra de teatro. Felicitaciones al autor
    Lo re-publico en FB.
    Tere Pemán

    ResponderEliminar

Contacto

Contacto

Alojamiento en Jesús María

Primer Día

2016. Año VIII.
Año Ocho.
Hecho en Jesús María, Córdoba (Argentina)
Todos los derechos reservados.
Las opiniones emitidas no necesariamente reflejan las opiniones o posiciones de los administradores de Semanario Primer Día.

Seguidores

Archivo del blog

Nuestra misión es dar a conocer nuestros servicios gratis Ayudadeblogger.com