Último momento
recent

25 millones de pesos cuestan las obras para evitar las inundaciones

El proyecto completo fue presentado en la noche del jueves ante la mirada atenta de productores y autoridades. Proponen la constitución de una Unidad Ejecutora de Proyecto para avanzar en las gestiones.

Finalmente, el estudio completo sobre las cuencas hidrográficas que abarcan Jesús María, Sinsacate, y Río Pinto fue presentado con las correspondientes propuestas de corrección para los excedentes de agua que se vienen registrando en temporada de lluvias y cuya máxima expresión fue la caída del puente sobre la ruta 9.
Si el ciclo del agua funcionara equilibrado, habría menos excedentes pero la geografía de esta región se modificó sustancialmente en los últimos 20 años y ahora hay que tratar de restaurar aquel equilibrio con inversiones importantes.
El ingeniero David Torre fue el encargado de explicar el estado de situación actual antes de pasar al cuadro de las acciones correctivas que habría que implementar.
El área estudiada comprende alrededor de 104 mil hectáreas en las que se detectan tres sectores de pendientes: en la zona de sierra, cada 100 metros se descienden 9; en la zona aledaña a los centros poblados, 4; y en los tramos urbanos, 1,4 metro. El problema de los excedentes los padecen principalmente los centros poblados.
La presentación estuvo plagada de ejemplos para magnificar el problema y el primero de ellos calculó qué pasaría si en esas 104 mil hectáreas no se absorbiera un manto de apena 1 milimetro de agua. La respuesta: habría un excedente quivalente a 1.044.000 metros cúbicos de agua.
¿Y si se calculara una lluvia de 70 milímetros en 90 minutos de tiempo con una ocurrencia de una vez cada diez años? El resultado sería que, por ejemplo, Jesús María vería pasar una pared de 370 metros de ancho por un metro de alto ¡por segundo!. En Sinsacate, esa pared sería de 217 metros de ancho por uno de alto, y en Río Pinto de 247 metros de ancho por uno de alto.

Remediar la situación
¿Cuál sería la solución, entonces? Captar y aprovechar el agua en el lugar donde cae. Tras ese objetivo fue que se presentó un proyecto general que consta de muchas acciones correctivas que incluyen la creación de una rserva hídrica, la construcción de microembalses de montaña y de llanura, la sistematización de campos productivos, la construcción de azudes niveladores, la concreción de engavionados protectores de márgenes del río, la canalización de los sectores de llanura del río, entre otros.
El proyecto propone la construcción de alrededor de 123 microembalses (53 en la zona de montaña y el resto en el llano). También, la ejecución de dos azudes niveladores después de los puentes de la calle Colón y del puente Centenario en Jesús María.
Y está proyectada la construcción de engavionados transversales y de protección de márgenes del río, en este caso, en dos tramos de 800 y 700 metros.
El gobierno de Córdoba, a través de la Subsecretaría de Recursos Hídricos, habría accedido a financiar la canalización de un tramo de 12 kilómetros del río Jesús María entre la ruta 9 y lo que se conoce como el vado de Nintes. Se trata de un encauzamiento que se realiza con máquinas y que tiene por objetivo evitar que el río se desborde y genere nuevos cursos diferentes al actual.

La financiación del proyecto
La sugerencia formulada por Torre es generar la creación de una Unidad Ejecutora de Proyecto que integren en forma mixta el Estado (nacional, provincial), los municipios, y los consorcios de conservación de suelo y agua de las zonas afectadas.
Difícilmente, el gobierno acceda a financiar la totalidad del proyecto -25 millones de pesos- pero sí estaría dispuesto a ser parte de un principio de solución en el que estén involucrados otros actores directamente relacionados.
El desglose de la inversión que sería necesaria para evitar futuras inundaciones es el siguiente: En microembalses de montaña, 9,5 millones de pesos; microembalses de llanura, 4,5 millones; engavionados, 6 millones; azudes, 850 mil pesos; canalización, 2 millones; y en otras obras (sistemas de riego, etc), 2,1 millones de pesos.
En el caso de Jesús María y de Sinsacate, las propuestas de trabajo inmediato son construir 5 y 8 microembalses, respectivamente, para solucionar los problemas de anegamiento en sectores críticos de dichas comunidades como son el suroeste en Jesús María y la zona que los pobladores de Sinsacate mencionan como el “riecito” y que deriva directamente sobre la ruta 9.
Las obras son necesarias para evitar que el problema de las inundaciones se agrave conforme pase el tiempo.
Claudio Jose Minoldo

Claudio Jose Minoldo

1 comentario:

  1. y Gatica sigue poniéndole cemento a las plazas....

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.